Principal > Reflexiones > El tercer hombre
Domingo 17 de Agosto, 2008

 

 

Anna

"Pobre Harry... y decía que era amigo de él, vaya amistad."

 

 

Holly

"Con tal de verla feliz haría lo que fuera, daré volteretas, seré un payaso. Dígame la verdad, ¿puedo tener esperanzas?."

 

 

 

Filmografía de Carol Reed.

* 1935- Sucedió en París (“It Happened in Paris”), codirección con Robert Wyler.
* 1935- Midshipman Easy.
* 1936- Laburnum Grove. * 1937- Dime con quién andas (“Who's Your Lady Friend?”).
* 1937- Talk of the Devil.
* 1938- Penny Paradise.
* 1938- El Amor manda (“Bank Holiday”).
* 1939- Cuidado con lo que haces (“Climbing High”).
* 1939- The Stars Look Down.
* 1939- A Girl Must Live.
* 1940- Tren nocturno a Munic (“Night Train to Munich”).
* 1941- A Letter from Home.
* 1941- Kipps.
* 1941- Su nombre en los periódicos (“Girl in the News”).
* 1942- El vencedor de Napoleón (“The Young Mr. Pitt”).
* 1944- The Way Ahead.
* 1945- The True Glory.
* 1947- Larga es la noche (“Odd Man Out”).
* 1948- El ídolo caído (“The Fallen Idol”).
* 1949- El tercer hombre (“The third man”).
* 1951- Men of the Sea.
* 1952- Desterrado de las islas (“Outcast of the Islands”).
* 1953- Se interpone un hombre (“The Man Between”).
* 1955- El niño y el unicornio (“A Kid for Two Farthings”).
* 1956- Trapecio (“Trapeze”).
* 1958- La llave (“The Key”).
* 1959- Nuestro hombre en La Habana (“Our Man in Havana”).
* 1963- El precio de una muerte (“The running man”).
* 1965- El tormento y el éxtasis (“The Agony and the Ecstasy”).
* 1968- Oliver! (“Oliver!”).
* 1970- Flap.
* 1972- Follow Me.

 

Aunque la banda sonora está firmada por Antonio Karas, se cuenta que el propio Carol Reed, paseando por una ciudad eslava oyó esta canción de manos de un músico callejero y le compró la partitura y los derechos.

De esto no estoy muy informado ni encuentro más datos, así que quien sepa más que me eche un mail.


El tercer hombre

Si alguna vez una peli de espías ha dado la talla en ambientación es sin duda "El tercer hombre" de Carol Reed, pero tan unida a Orson Welles que a menudo se ha dicho que Welles "codirigió" la peli. Espías de poca monta, gente sin escrúpulos que arriesga su vida para sacar unos céntimos comerciando con la vida de otros; escritor fracasado; policías amargados y una chica solitaria.


Dirección Carol Reed
Producción Alexander Korda
Guión Graham Greene, Alexander Korda
Música Anton Karas

Reparto Orson Welles, Joseph Cotten, Alida Valli, Trevor Howard.
País(es) Reino Unido; 1949; 104 min.

Oscar a la mejor fotografía: Robert Krasker

La película "El tercer hombre" de Carol Reed es uno de los productos cinematográficos más singulares de la historia del cine. Esa singularidad está marcada por un riguroso cuidado de cada detalle que se refleja en el guión, en el inequívoco escenario (Viena), en la caracterización de los personajes, o en el especial simbolismo que determinados objetos adquieren: por ejemplo mediante un rápido zoom (el pasaporte de Anna junto a la ficha policial de Harry representa la elección que debe hacer Holly) , también es importante comentar la perfecta maestría técnica con la que Reed es capaz de manejar la cámara y cómo esto influye decisivamente en la actitud que el espectador adopta a medida que se desarrolla la película. Por otra parte merece prestar especial atención la peculiar banda sonora que contribuye a recrear justo el ambiente que la trama exige y facilita que momentos de tensión y dramatismo se vivan como si fueran reales.
Como veremos la minuciosidad con que Reed trata todos y cada uno de estos detalles hacen de este film una obra maestra que sólo es comparable a la peculiar e inconfundible técnica de directores de la talla de Hitchcock o Lang. La primera aparición en pantalla del personaje que hace Orson Welles (el movimiento de una lámpara que muestra a Harry Lime ante la sorprendida cara de Cotten) ha sido considerada como la mejor presentación de un personaje en la historia del cine. Por otro lado, tampoco se tiene que olvidar la persecución en los alcantarillados de Viena, donde la película alcanza su cenit ante la excelente actuación de Welles.

Por todo ello, la película fue considerada la mejor película británica de la historia del cine.

En primer lugar se puede decir que cada palabra del guión es absolutamente necesaria, si no para los personajes, sí para el espectador y para su propio entendimiento, un ejemplo de ello está en la conversación que Anna y Holly mantienen cuando el está borracho parece un tanto absurda pero sin embargo es la clave para entender, más tarde, que es a Harry y no a otro a quien el gato se ha acercado y consecuentemente que Harry esta vivo. Otro importante aspecto del guión es que en ningún momento hay un doblaje de las conversaciones en alemán, "oportunamente" estas tienen lugar cuando la escena requiere tensión y dramatismo: la casera de Anna, la gente de la calle cuando el niño acusa a Holly o la persecución de Harry por las cloacas, son significativos ejemplos de lo que ocurre a lo largo de toda la película
Realmente lo que mueve el guión de la película son continuas descripciones de Harry Lime diferentes unas de otras de acuerdo con la relación que cada uno de los personajes a tenido con éste, lo que crea en el espectador una necesidad, una intriga por saber como es realmente el verdadero protagonista.

Todos los logros de Reed quizá hubieran sido inútiles si el escenario o el ambiente en el que se desarrolla la trama hubiera sido otro, puesto que la acción encaja en la ciudad de Viena, (ruinosa y devastada por la guerra y sus bombas), como anillo al dedo. Hay un momento en el que Holly al descubrir a Harry sale corriendo detrás de este y en su persecución atraviesa diferentes calles que Reed nos muestra con amplios planos en contrapicado y con ángulos aberrantes que añaden dramatismo al ya de por sí monstruoso estado de la ciudad. Si hablamos de escenas situadas en el marco apropiado, no hay un mejor ejemplo que el de la escena final de la persecución que se lleva a cabo en las cloacas de la ciudad. Allí Lime es perseguido como la rata que realmente es.Algo que sorprende de esta parte de la película es que tras cada esquina que Harry y sus perseguidores doblan hay una intensa luz que permite al espectador ver las sombras gigantes e impresionantes de cada uno de ellos, en los primeros planos de la cara de Harry se adivina la desesperación y la precipitación de sus ojos en busca de una salida e incluso nos deja sentir con la misma agonía de Harry la interminable largura de los túneles; lo curioso de todo esto es que supuestamente las alcantarillas de cualquier ciudad son irremediablemente oscuras por lo que los efectos logrados no nos dejan otra alternativa que pensar que no son más que resultado de un minucioso estudio, del que el juego de luces y sombras forman parte muy importante.


Por otra parte están los personajes que no solo "bordan" sus papeles sino que también ayudados por los juegos de cámaras consiguen ambientar la escena. Las expresiones de las caras son absolutamente decisivas para que el espectador capte (como lo hace) la sensación de tensión e incertidumbre; lo vemos claramente en la escena en la que el portero va a ser asesinado, lo intuimos por su expresión, así mismo cuando Holly va montado en taxi que le lleva a la conferencia, tanto él como el espectador piensan que intentan matarlo, lo vemos en las caras de los que se asoman a las ventanas, en los transeuntes o en el mismo taxista. No solo la incertidumbre tiene cabida en las sensaciones que este film provoca, la malicia también se hace de notar, por ejemplo el barón Kurtz es uno de los ejemplos más claros, su "sonrisa" no deja ver otra cosa que no sea su picardía, sus malas intenciones, todo ello ayudado por diferentes posturas de la cámara (picados, contrapicados, ángulos aberrantes, etc). En contraste tenemos al personaje de Holly Martins cuya expresión afable es bastante utilizada por Reed con primeros planos para resaltar su inocencia y el poco conocimiento de lo que está ocurriendo. Esta caracterización responde también a una realidad importante que no se ha querido dejar de lado en la película, esto es el efecto que la guerra puede llegar a tener en un pueblo, nace la malicia, la picardía, los negocios ilegales, asesinatos, etc. representando la ignorancia de todo esto "casualmente" un Americano que no ha conocido una devastación y un horror igual en su país y (simbólicamente) vive aferrado a sus historias de indios y vaqueros.

Contrariamente a lo que podamos pensar cuando oímos por primera vez la música de citara no tiene que ver para nada con una comedia, la música es ligera pero a medida que transcurre la película es como si pudiéramos descodificar esa música, no tiene que ver con nada alegre o divertido, más bien transmite el ambiente "picaresco" que se respira en el ambiente de una ciudad como Viena en la que la gente sobrevive a base de negocios ilegales, mentiras y falsedades, en definitiva, una ciudad en la que nadie se puede fiar de nadie. Precisamente es esto lo que refleja la música cuando acompañando las diferentes situaciones, toca con mayor o menor intensidad, en muchas escenas de importancia en la trama de la película el sonido de la cítara llega a ser un tanto irritante pero al mismo tiempo consigue su propósito: captar la atención del espectador a toda costa.


Por último podríamos señalar como algo especialmente peculiar un recurso opuesto al anterior: el silencio (no hay música) o los susurros. En ocasiones estos últimos más bien nos parecen gritos, dado que son en alemán y la angustia se acrecienta al no entender lo que dicen sobre todo en situaciones límite como en la persecución de Harry en las cloacas; en esa escena la ausencia de música (acompañada de una rápida sucesión de planos) es algo completamente nuevo para el espectador, acostumbrado, en una película de este tipo, a una música de terror o suspense. El hecho de que sólo se oigan gritos en alemán, ladridos de los perros que acechan a Harry o ruidos de pisadas, todo ello acrecentado por los primeros planos que parece que iluminan el rostro aterrorizado de Harry, ahogan al espectador que desea como Harry encontrar una salida.


Finalmente la película acaba tal y como empezó, pero ahora todo es real (Harry ha conseguido "desaparecer"), sin embargo la forma en que Anna, indiferente y altiva, pasa por delante de Holly (tal y como al principio) hace pensar que lo ocurrido nunca pasó. La cámara fija que capta el paseo de Anna no solo hasta llegar a Holly sino unos eternos momentos después de pasarle hacen de un film inusual un final poco convencional.

 

Fran Kapilla

 
Fran Kapilla.com (c) 2005-2009
Crónicas | Curriculum | Archivo | Mis Libros | Fotografía | Reflexiones | Contacto