Miércoles 17 de diciembre, 2008

 

Tati


(Sobre el largo tiempo que necesitaba en hacer sus pelis.)

No puedo hacer este tipo de cine como si fueran panecillos. No soy panadero. Miro como vive la gente mientras paseo, escucho los diálogos, observo las manías, el detalle, el modo de ser, reveladores de la personalidad de cada individuo. El mensaje de mi cine es expresar lo que lleva a la anulación de la personalidad en un mundo cada vez más mecanizado.

 

 

Filmografía parcial :


· 1945 : Sylvie et la Fantome
· 1947 : L'École des facteurs
· 1949 : Jour de fête, Día de fiesta
· 1953 : les Vacances de M. Hulot, Las vacaciones del Sr.Hulot
· 1958 : Mon oncle, Mi tío
· 1967 : Playtime
· 1971 : Trafic
· 1974 : Parade
· 1977 : La Sapponatrice
· 1978 : Forza Bastia (cortometraje)


Jacques Tati

Jacques Tati, uno de los genios de la comedia del séptimo arte. Se dice que sus obras están entre las más queridas por la comedia clásica francesa. Las pelis de Tati reavivan los viejos gags del cine mudo pero dotándolos de un dinamismo y una puesta en escena monumental donde decenas de actores tienen un rol a la vez. Personalmente, no puedo ver sus películas por las noches porque me lo paso tan bien que acabo molestando con las risas.

La persona

El director Jacques Tatischeff (Tati para su público); nace en París en 1907, nieto del conde Dimitri Tatischeff, militar ruso casado con una francesa; e hijo de un pseudoruso casado con una italiana, es gracioso decir que Tati es un francés de los pies a la cabeza. Director, guionista, actor protagonista, mimo, especialista, imitador... todo un genio que últimamente se tiene algo olvidado con respecto a otro tipo de cine galo de la misma época.

Desde joven, Tati practica mucho el deporte, le encanta el rugby; de hecho unas de sus imitaciones son las de deportistas famosos en plan caricaturesco. Aquello evolucionó a la mímica; Tati tenía números de falsos partidos de rugby en el que imitaba a muchos personajes: árbitros, jugadores, fans, etc. Sus actuaciones le convirtieron en un artista popular en el ámbito del music-hall y de los cabarets nocturnos de los años treinta.

Comenzó a interesarse por el cine y hacer papeles en unos cortometrajes. Su capacidad de aprendizaje le permitió pasar de mimo a buen actor; y de actor a realizador. Su último corto está dirigido completamente por él. Estalla la II guerra mundial y la carrera de Tati (igual que la otros muchos) se paraliza. Es obligado a servir en el ejército hasta la ocupación alemana de Francia.

Tati se va a vivir a Saint-Sévère-sur-Indre, pueblecito que le daría muchas ideas e inspiraciones. Así cuando terminó la guerra, en 1945 comenzó a rodar su primer largometraje en dicho pueblo: MON VILLAGE o FÉTE AU VILLAGE.

Cortometrajes
>Oscar, Champion de Tennis (1931): Cortometraje inacabado, actor, guionista. Realizado por Charles Barrois. Era una versión del sketch sobre el tenis. Se supone que este film está perdido.
>On Demande une Brute (1934): Cortometraje, actor y coguionista. Realizado por Charles Barrois, un director profesional, Tati interpreta aquí a un esposo tímido que debido a un malentendido, debe hacerse pasar por especialista en lucha libre.
>Gai Dimanche (1935): Cortometraje (35'), actor y coguionista. Realizado por Jacques Berr. Aquí Tati estaba acompañado por el clown Rhum. Lo que en un principio intenta ser un picnic primaveral, se convierte por una suerte de avatares casuales en un caos, con estampida incluída.
>Soigne ton Gauche (1936): Cortometraje, actor y coguionista. Realizado por René Clement (fue su primer trabajo directorial). En este corto aparece por primera vez la figura del cartero de pueblo.
>Retour a la Terre (1938): Cortometraje, director, actor y guionista.

 

Particularidades de su cine

En el cine de Jacques Tati apenas hay diálogo. Ocurren cosas y la gente que habla está de fondo, como charlando a lo suyo casi con voces irreconocibles. Los personajes principales, normalmente suelen actuar en silencio o quedarse mudos antes situaciones inverosímiles. El hecho que Tati sea a la vez protagonista y director de sus películas hace que su diálogo sea super mínimo, hay cintas donde no dice una sola palabra.

Aunque cada peli tiene marcos, contextos y argumentos diferentes, siempre suele interpretar al señor Hulot; una especie de Mr Bean, un simil a Charlot. No es un vagabundo ni un excentrico; es una persona elegante que vive en su mundo de inocencia, super feliz consigo mismo y con los que le rodean. Con gabardina, sombrero y pipa, Hulot se mete en unos líos poco corrientes. A diferencia de Charlot, él no los provoca, simplemente ocurren por despistes y sufre las consecuencias al igual que sale de los líos sólo por casualidad.

Por ejemplo, en Las vacaciones del señor Hulot, ata un coche a otro con una cuerda, para remolcarlo. Los actores se preparan para emprender el viaje; cuando Hulot pisa la cuerda, el coche delantero arranca, tensando la cuerda que justo estaba sobre el pie de Hulot. Esto hace tirar al personaje por el aire hasta el puerto donde se da un baño. O en Mi tío; que hay unos niños haciendo ruidos con cacerolas junto a una carretera. Esto hace creer a los conductores que han tenido un golpe por detrás. Una conductora le hecha una bronca de mil demonios a otro tipo porque cree que le ha dado a su coche nuevo, luego cuando descubren que son los niños lo olvidan todo; pero entonces llega Hulot y se estampa contra el mismo coche de la señora; ella sin alarmarse demasiado mira a los niños por el retrovisor y sonrie tambien mira a Hulot y le saluda sin hacer nada.

Tati, por su formación y por el estilo de sus pelis, tenía otra forma de trabajar. Nunca escribía guiones literarios ni técnicos. Simplemente ensayaba el gag hasta que quedase perfecto y luego ensayaban las pertinencias cinematográficas. De hecho sus películas son un gag detrás de otro. Se decía que los directores más exigentes de Francia eran Robert Bresson y Jacques Tati. Tati tardaba varios años en realizar un film.

La banda sonora es de suma importancia. Tati se apoyaba en un montaje concienzudo donde formaba el mensaje que quería transmitir con la banda sonora. Ruidos, voces en la lejanía, músicas, timbres, claxon, conversaciones tópicas; todo eso llena sus cintas y es lo que oiremos más que un diálogo.

Los personajes de sus películas es gente corriente. El típico francés de clase baja-media, trabajador y con familia. Son personajes de la calle, desaliñados y con pequeños vicios (vino, tabernas, deportes, etc). No vamos a encontrar gente glamourosa, ni ricos, ni modelos en sus pelis; todo lo contrario, niños traviesos, marujas, viejos, despistados y catetos.

 

Cine a partir de1945

SYLVIE ET LA FANTOME (1945): Largo. Realización de Claude Autant-Lara. Tati interpretó el rol de un fantasma de gran torpeza.


LE DIABLE AU CORPS (El Diablo en el Cuerpo-1947): Largo. Realización de Claude Autant-Lara.


L'Ecole des Facteurs (Escuela de Carteros-1947): Cortometraje (14'). Director, actor, guión y diálogos. Tati financió este corto con lo ganado en las anteriores películas de Autant-Lara. Se había planteado encargar la dirección de este corto a René Clement, pero este enfermó (era una persona muy enfermiza) y Tati mismo se encargó de la dirección. El protagonista es un cartero que es la misma figura que reaparece en su primer largometraje.


LES VACANCES DE MONSIEUR HULOT (Las Vacaciones de M. Hulot-1953): Largo (87' o 96'). Director, actor y coguionista. Luego de varios años de trabajo, algunos problemas financieros de por medio, Tati completó su siguiente película. Su protagonista ya no era el bonachón cartero François, sino un tal M. Hulot, "el hombre común", una persona que desde su ignorancia y curiosidad se enfrenta a los avances tecnológicos del Siglo XX y a las convenciones de la sociedad de la época, provocando el caos, trayendo el desorden a todos sus vecinos y satirizando de esta manera sus comportamientos. Hulot sería el protagonista en todas las siguientes películas de Tati. Su llegada a la localidad veraniega de St. Marc-sur-Mer, en Bretaña, supone el comienzo de las más grandes molestias y alteraciones de la tranquilidad para todos los turistas ahí presentes. El broche de oro de esta película fue un partido de tenis (una de las rutinas más cómicas del actor). Así como pasó con su anterior película, Tati obtuvo varios premios por esta: el premio Louis Delluc (1953) y nominaciones por mejor guión del premio Oscar de la Academia de Hollywood (1955).


PLAYTIME (1968): Largo (112' o 152'). Director, actor y coguionista. Tras una larga pausa de diez años, Tati volvió con su más extensa película (usualmente difundida con una duración de dos horas, se dice que hay una versión en el archivo fílmico de Moscú de 152 minutos). La trama muestra a un extraño Hulot deambulando por las calles de París moderno, frente a despampanantes estructuras arquitectónicas contra las que no siempre logra el fin del humor. Filmada en formato de 70mm, ganó el premio Bodil a mejor película europea.


TRAFFIC (Tráfico-1970): Largo (105'). Director, actor y coguionista. Coproducción con Italia. Hulot es un conductor que forma parte de un convoy de automotores que va rumbo a una exposición internacional, de París a Amsterdam. En un intento de aceptar el progreso, Hulot plantea increíbles soluciones para diversos problemas de los automovilistas, tales como el embotellamiento, los choques, etc. Al igual que en LES VACANCES..., donde se satirizaban a los veraneantes, aquí las víctimas de la caricatura son los conductores de autos, de quienes se les muestra todo tipo de vicios y manías. La película no fue tan exitosa, como las anteriores; era el comienzo del ocaso del creador.

Desenlace

En 1982 fallece. A lo largo de su trabajo, Jacques Tati dejó un legado indispensable para los admiradores de la comedia cinematográfica. Sus filmes en última instancia, son colecciones de gags y situaciones cómicas muy estudiadas, y al mismo tiempo, poseen un contenido crítico a la sociedad moderna y tecnologizada. Como continuación de aquellos maestros del cine mudo (Chaplin, Keaton y otros), Tati plantea un estilo muy personal, entre la tradición muda y una muy particular vanguardia, que le hace descubrir los elementos claves de la comedia en el espectador. También en su cine descubrimos al pueblo francés de mitad del siglo XX; campesinos, metropolitanos, trabajadores; la gente normal y corriente.

Su difusión en la inmediata posguerra, lo convirtió en el primer actor cómico francés mundialmente exitoso (al margen de Fernandel, que ya lo era antes del conflicto) y fue el preludio de la aparición de otros bufos, tales como Pierre Etaix, Louis de Funes y Bourvil. De todos ellos Tati fue artísticamente superior, por su calidad de director, guionista y actor.

Fran Kapilla

 
Fran Kapilla.com (c) 2005-2009
Crónicas | Curriculum | Archivo | Mis Libros | Fotografía | Reflexiones | Contacto