Domingo 16 de agosto, 2009

 


Dirección Eric-Emmanuel Schmitt
Producción Gaspard de Chavagnac, Romain Le Grand, Genevieve Lemal
Guión Eric-Emmanuel Schmitt
Música Nicola Piovani
Reparto Catherine Frot, Albert Dupontel, Jacques Weber, Alain Doutey, Camille Japy, Fabrice Murgia, Nina Drecq
2006, Francia

Obras de Eric-Emmauel Schmitt

Teatro
o La Noche de los Valognes (1991)
o El visitante (1993)
o Golden Joe (1995)
o Variaciones enigmáticas (1996)
o El libertino (1997)
o Milarepa (1997)
o Federico o el bulevard del crimen (1998) con Jean-Paul Belmondo
o Hotel de los dos mundos (1999)
o Pequeños crímenes conyugales (2003)
Obras de un acto
o La escuela del diablo (1996)
o La mordaza
o Monólogo que inspira El señor Ibrahim y las flores del Corán (1999)
o Mil y un días (2000)
o Mis evangelios (2004), adaptación teatral de la novela El evangelio según Pilatos.
Ensayos
o Diderot o la filosofía de la seducción (1997)
o Mi vida con Mozart (2005), acompañado de un disco de extractos musicales de Wolfgang Amadeus Mozart.
Novelas
o La secta de los egoístas (1994)
o El evangelio según Pilatos (2000)
o El señor Ibrahim y las flores del Corán (2001), adaptada al cine con el mismo título en 2003.
o La parte del otro (2001)
o Cuando yo era una obra de arte (2002)
o Oscar y la dama rosa (2002)
o El hijo de Noé (2004)
o Odette Toulemonde y otras historias (2006)

Óperas
Traducciones de dos óperas de Mozart (Las bodas de Fígaro y Don Giovanni).
Cine
o Odette Toulemonde

Odette Toulemonde
[Una comedia sobre la felicidad]

Una película con un argumento muy sencillo: Odette, quien saca fuerzas de los libros de su autor preferido, un día tiene la gran suerte de conocerlo en persona y ser ella quien renueve la vitalidad del literato. Visualmente es una maravilla.

Sinopsis

Odette es una mujer de clase baja que tiene una vida sencilla y aburrida. En cierto sentido me recuerda al personaje de la serie española Aida, pero sin caer en la vulgaridad.

Odette ha de mantener a su família, soportarla y a su vez soportar su trabajo. Sin embargo, la mujer es feliz, ya que ha encontrado en la lectura de Balthazar Balzán una forma de vida. Libros románticos, tópicos y de comercialización fácil que hacen que el escritor se replantee su propia vida y carrera.

Es en ese momento crucial cuando conoce a Odette; pero no sigamos desvelando la trama...

Particularidades

Odette Toulemonde es una coproducción francesa-belga; aunque está rodada casi toda en Bruselas y las costas belgas. Puede considerarse como una película lenta, sobre la vida, con pequeñas dosis de todo: comedia, tristeza, amor y sobretodo mucho optimismo. Podría ser considerada de la misma escuela de la que salió Amelie tanto por su mensaje desvordante de vida como por sus otras características (el nombre como título y los efectos especiales).

Sin embargo, al contrario que Amelie, esta obra de Eric-Emmauel Schmitt está más enfocada a las vidas de dos personas maduras que cuando se creen estancadas en sus vidas tienen pequeñas revelaciones que les hace acercarse más a la felicidad.

Esta película tal vez no haya alcanzado el éxito pronosticado, ya que se le ha tachado por algunos que no consigue el mensaje deseado, sin embargo es falso. Hay que tener en cuenta que estamos ante una producción europea y viéndola, es normal que olvidemos quien la ha hecho, dónde y con qué equipo artístico. No hay que olvidar que éste es el primer largometraje de Eric-Emmauel Schmitt, que en realidad es dramaturgo y escritor. La mayoría de la producción artística de Schmitt se concentra en el teatro y la novela. Por eso, creo Odette Toulemonde es una comedia romántica diferente, pero muy interesante.

También hay que advertir que la puesta en escena es abrumadoramente romántica, con tonalidades rosas que se acercan mucho a lo ñoño, una extravaganza de Alberto Sebastiani y Olivier Puechberty; sin embargo es una película que merece la pena verse; sobretodo por el lenguaje narrativo, ese uso de los efectos especiales para dar a entender los sentimientos de los protagonistas superan con creces cualquier espectáculo 3d hollywodiense. Los efectos digitales son obra de Lucie Bories
y Thomas Larocca.


Fran Kapilla