Principal \ Reflexiones \ La caza del octubre rojo
Abril 2012 Logo

Ficha técnica: La caza del octubre rojo
Dirección John McTiernan
Producción Mace Neufeld
Guion Larry Ferguson y Tom Clancy (novela The Hunt for Red October)
Música Basil Poledouris
Fotografía Jan de Bont
Protagonistas Sean Connery, Alec Baldwin, Scott Glenn, Sam Neill, James Earl Jones

Estados Unidos, 1990, 132 minutos

 

 

LA CAZA DEL OCTUBRE ROJO
Espionaje bajo el mar

Cuando en 1990 salió "La Caza del Octubre Rojo", todo buen cinéfilo había visto ya decenas de buenas películas de submarinos, recordemos aquella maravilla alemana "Das Boat" (Wolfgang Petersen, 1980), el clásico "Duelo en el Atlántico" Dick Powell, 1957, o incluso la familiar "Veinte mil leguas de viaje submarino" de Richard Fleischer de 1954. Sin embargo, "La Caza del Octubre Rojo" tenía elementos muy diferentes a todas que no sólo hicieron del film un taquillaza sino que durante muchos años (y puede que aún) la han encumbrado como un referente al tema de submarinos.

 

John McTiernan

El director de "La Jungla de Cristal" (1988) acababa de conquistar a todo el mundo, y tenía a Hollywood a sus pies, así que le fue muy sencillo contar con buenos apoyos para realizar esta película, de otra manera, muy posiblemente "La Caza del Octubre Rojo" no hubiese tenido un acabado tan personal y políticamente mordaz como el que tiene. McTiernan, ahora podía permitirse realizar una película con acción, thriller y mucha reflexión hacia la problemática de las potencias enfrentadas en aquel entonces: la URSS y EEUU.

También, la maestría de McTiernan en crear tensión en las escenas está muy patente, diremos magistralmente, ya que, lejos de las contínuas ráfagas de tiros de "La Jungla de Cristal", ahora vemos que la tensión es mantenida dentro de un ámbito de relaciones diplomáticas entre miembros de seguridad americana y la tripulación rusa con su capitán.


El guión

Tratemos de ver dos vertientes en el guión; por un lado tenemos la sinopsis: un submarino ruso con una tecnología nueva y silenciosa se dirige hacia los Estados Unidos con cara de pocos amigos; y por otro lado analicemos el libro donde se basa esta película: se trata de la primera adaptación cinematográfica de la novela de espionaje de Tom Clancy. Muy diferente a como podría ser el espionaje de James Bond, Clancy propone una aventura de corte más serio y realista, por así definirlo, y también crea un personaje fijo en sus historias, el analista Jack Ryan, que hemos visto interpretado por varios rostros (entre ellos Harrison Ford, "Juego de patriotas" y "Peligro inminente") pero que sin embargo en esta película tiene un papel un tanto secundario en pos del capitán del submarino soviético.

Lo impresionante de la trama del guión de ésta película es que nos está hablando de hechos jamás vistos o supuestos hasta entonces (tranquilos que no desvelaremos nada del final); pero que el espectador (o lector) puede ver por primera vez gracias a un acontecimiento único en el mundo que tiene mucho que ver: la caída del muro de Berlín en 1989. Esto provoca que en 1990 aparezca esta película, sin tapujos, heredera de su tiempo y marcando una realidad política que se extrapola al argumento con el submarino.

Este mismo hecho (la caída del muro y el bloque soviético), produce muchas críticas cuando se estreno la película. En el film volvemos a ver a los rusos como el enemigo de los americanos, cuando en esa misma época las relaciones ya estaban más apaciguadas. Por eso, cuando se anunció la realización de esta obra, se la denominó como una "inversión arriesgada". Sin embargo, triunfó y muy merecidamente.


Los actores

Otro de los puntos fuertes de esta película, sin duda, es el reparto. El agente Ryan es Alec Baldwin que está formidable y que realiza uno de sus mejores papeles. No siguió con la saga ya que fue Harrison Ford quien continuó con la obra de Clancy. Una interpretación magnífica en la que pese a ser el protagonista de la saga, queda como segundo al tener una interpretación mayor el personaje del ruso Ramius.

El Capitán Marko Ramius es Sean Connery, quien ejerce de principal protagonista. Un personaje calculador, con unos planes cuidadosamente medidos y con una personalidad a caballo entre la dureza y la filosofía que nos recuerda mucho a un auténtico líder de épocas más legendarias.

Connery con su look de Ruso, quedó como uno de los actores mas elegantes y atractivos de la historia (ya lo era de por sí). Su interpretación es de obra maestra. Sean Connery siempre fue del agrado del público, su imagen en un principio ligada al agente secreto 007 (a día de hoy sigue siendo el que mejor ha interpretado al personaje), pero hay un hecho incuestionable y es que el año de realización del presente film, 1990, pertenece a la mejor época del actor, aquella en la que un gran sector del público parecía estar enamorado, no sin razón, de Connery. El actor escocés, que había ganado un merecido Oscar por su labor en 'Los intocables de Eliot Ness' (Brian De Palma, 1987), se ganó nuestro corazón cuando de la mano de Steven Spielberg dio vida al padre del mismísimo Indiana Jones. La caracterización del personaje de Ramius es todo un mimo hacia la imagen del propio actor. Un peluquín, que costó la friolera de 20.000 dólares, la imponente presencia del actor, su poderosa voz, y el continuo cariño que la cámara siente por él, ayudan a vestir el personaje más carismático del film.

Vasily Borodin es el segundo oficial al mando del Octubre Rojo y lo interpreta Sam Neill. Un buenísimo actor pero que sin embargo lleva a base de altibajos toda su carrera, encontró en su papel de secundario una magnífica oportunidad para demostrar que vale para todo (el arqueólogo de "Parque Jurásico", otro exitazo que sin embargo encasilló a este actor de cara a otras producciones cinematográficas).

Y también tenemos a James Earl Jones, voz de Darth Vader y Mufasa del Rey León y enorme actor que comenzó a las manos de Kubrick en Telefono Rojo Volamos hacia Moscú. Earl Jones es el director de la CIA y a pesar del cambio de actor principal, él se mantendrá firme hasta los últimos films donde veremos su trayectoria al completo.

 

La Banda Sonora

Otra de las delicias que hacen grande esta película es la música realizada por Basil Poledouris, creador de otras composiciones como Conan y de Robocop (como más representativas hasta ese año).

Creo que es una de las mejores composiciones de Poledouris. En este caso, el compositor realiza una música que ha de mezclar: aventura en el mar, épica y acción militar. Una banda sonora repleta de enérgicos cantos rusos por la tripulación; cantos muy inspirados de las orquestas militares rusas (de hecho, contó con la famosa Red Army Choir). A ello le unimos una composición musical fantástica del estilo, digamos profundidad de los mares. La música nos evoca máquinas en movimiento con ecos metálicos y también ecos marinos lejanos que nos transportan a las profundidades del océano.

Solamente por la ambientación musical, esta película requiere un visionado cada cierto tiempo.


Conclusión

Puede ser que estemos ante la película de submarinos más perfecta. Los efectos son buenos y perdurables, han envejecido maravillosamente. El ritmo es bueno, pese a carecer de grandes momentos de acción, tiroteos o explosiones (acciones que se prestan mucho al cine bélico), encontramos un ritmo preciso en la tensión que la trama nos va desvelando. Es la demostración de cómo hacer que una película de submarinos no acabe siempre una película de guerra, también hay cabida para el misterio y el espionaje.

Fran Kapilla


 

Principal | Filmografía | Fotografía | Curriculum | Reflexiones | Tv/Radio | Mis dibujos | Mis Libros | Contacto | Servicios