Principal \ Reflexiones \ Nuestra claqueta
Julio 2012

Fotografías por

CAF fotografía (arriba) y Salvador Blanco (derecha)

 

 

 

NUESTRA CLAQUETA
Símbolo de amistad y profesionalidad

Nuestro amigo y socio, el actor Jose Vallejo, me regaló la mejor claqueta que he tenido nunca. La compró en París, expresamente para comenzar con buen pie nuestro largometraje "Las hijas de Danao".

Nunca olvidaré aquel mayo de 2011, cuando hicimos la primera reunión de la película, una cena en el restaurante chino de Fuengirola con los que serían futuros miembros del equipo en diversas etapas. Allí ante risas e ilusiones, sin que la gente aún supiera ni una línea del guión más allá de lo que conté aquel día, cuando no se sabía la ingente cantidad de horas y esfuerzo que requería este proyecto, surgieron diversas promesas fruto de la algarabía y el licor de aquella velada; promesas que por mi parte sigo cumpliendo en su mayoría (a veces con mucho empeño) y que otras ajenas, que quedaron en el tintero de los sueños; pero eso es algo que no ha de preocuparnos, hemos de ver el lado positivo de cada cosa. Saber que las personas somos asi de efervescentes en momentos y recordar, sobretodo aquella buena velada y hoy día, el resultado.

Me he dejado llevar por el recuerdo de aquella primera reunión, porque allí, Jose Vallejo me dio un regalo que conservo con cariño y casi diría que suerte: nuestra claqueta. La compró en París expresamente para el largometraje. La claqueta es de pizarra auténtica, con un tacto suave y una facilidad de escritura y borrado. Recia, resistente, con la división de datos acertada y las aristas redondeadas. Cierto que no es una de esas claquetas para rotuladores o una electrónica. Sin embargo es una claqueta de tiza profesional, y para mi, es la única que puede estar presente a partir de ahora.

Puede decirse que es una claqueta francesa para una película con ese toque francés que le estamos dando, tanto por guión como por estilo. Le agradeceré siempre a Jose Vallejo este regalo, un gesto, que estando a tres mil kilómetros, en la capital gala, se acordase de mi y llegase a esa primera reunión con unas energías (que aún mantiene varios meses después) y un optimismo sin medida.

¡Muchas gracias por todo Jose Vallejo! La claqueta es un regalo excepcional, pero el haberte conocido es otro aún mejor.

 

Principal | Filmografía | Fotografía | Curriculum | Reflexiones | Tv/Radio | Mis dibujos | Mis Libros | Contacto | Servicios