frankapilla.com \ MONTECRISTO

Análisis personal de "El conde de Montecristo" por Fran Kapilla.

Capítulo I (extracto)


“Un día y en un momento de desesperación igual al tuyo, me conducía a una idéntica resolución: acabar con mi vida. También un día, tu padre, desesperado, quiso hacerlo igualmente.

Si hubiesen dicho a tu padre en el momento que se apoyaba el cañón de la pistola contra la frente, si me hubiesen dicho a mí cuando tiraba lejos el pan de prisionero que hacía días que no comía, si a los dos nos hubieran dicho en aquel momento supremos: ¡vivid! porque vendrá un día en que bendigáis la vida.

Fuera quien fuera el que nos hubiera dicho eso, lo hubiéramos recibido con la sonrisa de la duda y la angustia de la incredulidad, y sin embargo, ¡cuántas veces tu padre, abrazándote, bendijo la vida!”

 

No suelo escribir comentarios ni mucho menos ensayos sobre literatura porque mi principal ocupación es el cine. Con lo cual puedo definir este ensayo como algo poco habitual en mí. Sin embargo, hay algo que me mueve a plantear mis ideas de una forma pública, es un impulso, casi obligación de compartir mi valoración sobre este libro, que lo considero magnífico y extraordinario. Además de indicar todo lo que me ha gustado, también quiero mencionar que contiene una riqueza literaria muy beneficiosa para quienes escriben guiones y hacen cine, con lo cual intentaré analizar como lector y como cineasta. Espero no cometer errores sobre los personajes, porque las líneas parentales y las relaciones son abundantes y complejas en el libro. Tampoco se realmente el alcance y magnitud de los estudios que se habrán hecho sobre este libro; han pasado más de ciento setenta años desde su publicación, así que daré por sentado que mi ensayo es una gota más en un mar de comentarios ultradetallados sobre El Conde de Montecristo. Sin embargo, espero por lo menos, poner en orden mis teorías y animar a la lectura (aunque ya lo hayáis leído).

El día que acabé de leer "El Conde de Montecristo", busqué en internet algunas opiniones del libro y encontré cientos de comentarios abrumadoramente épicos. Expresiones como “es una maravilla”, “no he leído nada así en mi vida”, “es el mejor libro que he leído en mi vida”, etc, son ideas que comparto totalmente. No podría afirmar que es la mejor novela de mi vida porque es algo muy difícil de decir, pero si que puedo afirmar que está en ese pequeño pódium de los que más me han gustado. Comprendí que muchísima gente había sentido lo mismo que yo con este libro. Además, también quiero confesar que cuando estaba llegando al último capítulo, la emoción sentimental empezaba a apoderarse de mi. La despedidas finales de algunos personajes, el recuentro inesperado de otros, la vista atrás hacia el pasado, la nostalgia, las palabras filosóficas finales. Un epílogo final que no deja indiferente a cualquiera que haya disfrutado el libro y haya sentido las vidas de sus personajes.

He disfrutado la novela muchísimo. Años atrás, nunca tuve la atracción para leerlo, puesto que habiendo visto un par de películas adaptadas y un par de series consideré que "El Conde de Montecristo" era uno de esos libros aburridos y tediosos escritos en un lenguaje rebuscado y doblemente aburrido de otra época. Estaba equivocado. Acababa de leerme "Los tres mosqueteros" también del maestro Dumas, y me animé a leerme el primer capítulo de Montecristo en un tomo que era de mi hermana. "Los tres mosqueteros" están muy bien, pero "El Conde de Montecristo" es excelente.

Las primeras páginas fueran lentas e inconstantes, de vez en cuando, cada cuatro o cinco días, leía un poco. E incluso en cierta ocasión lo dejé dos meses colgado, es decir, estuve a apunto de devolverlo a la biblioteca por siempre jamás. Sin embargo en cuanto pasé los primeros capítulos sobre las acusaciones que les hacían a Edmond Dantès y llegué al momento que lo encierran en la prisión, me enganché totalmente. Entonces comencé a leerlo diariamente, casi siempre antes de dormir, o si tenía que esperar a alguien en la calle, aprovechaba para avanzar unos párrafos más.

Es una obra larga, creo que son mil cuatrocientas páginas (y digo creo) porque el primer tomo lo leí en papel físico y el segundo tomo lo leí en e-book, además ambos de editoriales diferentes. Para el e-book, que contiene otro formato y tamaño me decía que tenía 3164 páginas o lo que es lo mismo, 3164 pantallitas de seis pulgadas, pero la gente de internet comenta que a tamaño de papel grande son unas 1100 o 1400 según edición. Es igual, es una obra larga y además, con unas descripciones muy detalladas. No digo que sea un lenguaje aburrido como pensaba tiempo atrás, pero si que contiene ese estilo decimonónico de describir extensamente las cosas. Descripciones largas y meticulosas, pero atención porque aquí radica un fuerte de la obra. Cuando comencé a ver esas enormes descripciones se me pasó por la mente saltar fragmentos (menos mal que no lo hice), ya que a veces cuenta sub-historias que en apariencia no tienen mucho que ver, como la adolescencia de Luigi Vampa, los monumentos de Roma, los detalles de la mar, etc. Armándome de valor, me propuse leerlo íntegramente, cada palabra una por una, sin prisas, disfrutando cada una de las historias que Dumas cuenta. Y eso lo he agradecido mucho porque además de disfrutar el libro durante meses, al final todas las historias que cuentan tienen relación con los hechos finales y se cierran multitud de líneas argumentales a las que se les ve la lógica. Es un libro interesante a niveles extraordinarios, engancha y te hace pensar a menudo en los personajes durante la época de lectura. Es una novela para no tener prisas en llegar a las resoluciones, sino en disfrutar cada momento, cada interesante diálogo y las reacciones ante los acontecimientos.

"El Conde de Montecristo" es un compendio de emociones humanas, buenas y malas: sufrimiento, dolor, incomprensión, rabia contenida, venganza, traición, miedo... y por otro lado: alegría, optimismo, amor, esperanza, amistad, honestidad, etc. Recomiendo muchísimo la lectura para todos, tanto para los que les haya gustado la versión de cine, como para los que no conozcan nada esta obra o incluso para los que como yo, tenían sus dudas por el libro.

Para terminar esta introducción tan mía, a continuación, voy a incluir unos datos enciclopédicos un poco más objetivos. Los copio directamente de diversas fuentes, son muy fáciles de buscar por internet pero voy a copiar extrictamente lo más interesante, con lo cual el lector puede tener una idea más cercana acerca de Alexadre Dumas, sus libros, las fechas de publicación, etc.

Fran Kapilla.

 

El conde de Montecristo (Le comte de Monte-Cristo), 1844 y 1845, de Alexandre Dumas padre y Auguste Maquet. Esta obra se suele considerar como el mejor trabajo de Dumas, y a menudo se incluye en las listas de las mejores novelas de todos los tiempos. El libro fue publicado en una serie de 18 partes durante los dos años siguientes.

La historia tiene lugar en Francia, Italia y varias islas del Mediterráneo durante los hechos históricos de 1814–1838 (Los Cien Días del gobierno de Napoleón I, el reinado de Luis XVIII de Francia, de Carlos X de Francia y el reinado de Luis Felipe I de Francia). Trata sobre todo los temas de la justicia, la venganza, la piedad y el perdón y está contada en el estilo de una historia de aventuras.

Dumas obtuvo la idea principal de una historia real que encontró en las memorias de un hombre llamado Jacques Peuchet. Peuchet contaba la historia de un zapatero llamado François Picaud que vivía en París en 1807. Picaud se comprometió con una mujer rica, pero cuatro amigos celosos le acusaron falsamente de ser un espía de Inglaterra. Fue encarcelado durante siete años. Durante su encarcelamiento, un compañero de prisión moribundo le legó un tesoro escondido en Milán. Cuando Picaud fue liberado en 1814, tomó posesión del tesoro, volvió bajo otro nombre a París y dedicó diez años a trazar su exitosa venganza contra sus antiguos amigos.

Dumas fue un escritor prolífico, aunque, para atender a la creciente demanda del público, tuvo que recurrir a la ayuda notoria de ‘colaboradores’, entre los que destacó Auguste Maquet (1839-1851), quien intervino en la confección de varias de sus novelas, entre ellas Los tres mosqueteros (1844) y El Conde de Montecristo (1845). La discusión en torno a este tema ha concluido gracias la aparición de las notas en las que, de manera autógrafa, consta que fue él quien encontró las Memorias de D´Artagnan, obra de Gatien Courtilz de Sandras (editada por Emecé en 1961), base argumental de su famosa novela. Así, mientras Auguste Maquet investigó el trasfondo histórico de la trama, fue Alejandro Dumas el encargado de darle forma narrada. Maquet publicaría poco después su propia versión, pero tanto ésta como la de Gatien no han llegado a la trascendencia literaria de la obra de Alejandro Dumas, la cual es muy ágil y divertida.

El Conde de Montecristo fue publicado originalmente en Journal Des Débats en dieciocho partes. La publicación funcionó del 28 de agosto de 1844 hasta el 15 de enero de 1846. Primero fue publicado en París por Pétion en 18 volúmenes (1844-5). Las versiones completas de la novela en el francés original fueron publicadas durante el siglo XIX.

 

 

Análisis personal de "El conde de Montecristo"

Ensayo por Fran Kapilla.
Este ensayo consta de 41 páginas y se adentra en el significado de la novela de Alexander Dumas. El lector podrá disfrutar de un interesante complemento a la famosa novela, porque en este ensayo se habla de elementos psicológicos, políticos, históricos y pasionales que mueve a los personajes.
Posibles explicaciones, tramas paralelas y hasta un futuro alternativo. También se hace un repaso a los personajes y a las obras inspiradas en El Conde de Montecristo. Siempre desde el punto de vista de Fran Kapilla (director de cine - largometraje "Las hijas de Danao"), que analiza los rincones de una de las novelas más famosas del mundo.
ENSAYO ÍNTEGRO: 41 páginas.