Lunes 11 de octubre, 2010 Logo

Ficha técnica de "Le Bal".
Dirección Ettore Scola
Producción Luciano Ricceri y Franco Committeri
Fotografía Ricardo Aronovich
Montaje Raimondo Croaciani
Guión Jean-Claude Penchenat y Ettore Scola
Música Vladimir Cosma
1983, Francia.
Premios

o Premio César (1984)
o Oscar a la mejor película de lengua no inglesa (1984)

 

Filmografía de Ettore Scola

* Se permettete parliamo di donne (1964)
* Thrilling (1965) - episodio Il vittimista
* La congiuntura (1965)
* L'arcidiavolo (1966)
* Riusciranno i nostri eroi a ritrovare l'amico misteriosamente scomparso in Africa? (1968)
* Il commissario Pepe (1969)
* Dramma della gelosia - tutti i particolari in cronaca (1970)
* Permette? Rocco Papaleo (1971)
* Festival dell'Unità 1972 (1972) - documental
* La più bella serata della mia vita (1972)
* Trevico-Torino - Viaggio nel Fiat-Nam (1973)
* Festival Unità (1973) - documental
* Una mujer y tres hombres (C'eravamo tanto amati) (1974)
* Carosello per la campagna referendaria sul divorzio (1975) - documental
* Brutti sporchi e cattivi (1976)
* Una giornata particolare (1977)
* I nuovi mostri (1977) - episodios L'uccellino della Val Padana, Il sospetto, Hostaria, Come una regina, Cittadino esemplare, Sequestro di persona cara ed Elogio funebre
* Signore e signori, buonanotte (1978)
* La terrazza (1980)
* Passione d'amore (1981)
* Vorrei che volo (1982) - documental
* Il mondo nuovo (1982)
* Ballando ballando (1983)
* L'addio a Enrico Berlinguer (1984) - documental
* Maccheroni (1985)
* Imago urbis (1987) - documental
* La famiglia (1987)
* Splendor (1989)
* Che ora è? (1989)
* Il viaggio di Capitan Fracassa (1990)
* Mario, Maria e Mario (1993)
* Romanzo di un giovane povero (1995)
* I corti italiani (1997) - episodio 1943-1997
* La cena (1998)
* Concorrenza sleale (2001)
* Un altro mondo è possibile (2001) - documental
* Lettere dalla Palestina (2002) - documental
* Gente di Roma (2003)

 

Aunque no tiene relación con Le Bal, pongo otro ejemplo de la música Vladimir Cosma, en L'aile ou la cuisse (un temazo); por cierto una película super divertida donde sale Coluche, el humorista preferido de mi padre cuando vivía en ese París de los ochenta.

LE BAL
Una sala de baile a través de la historia

NOS ENCONTRAMOS ante una rareza cinematográfica poco usual, pero que a la vez muestra una gran maestría del séptimo arte, de la música, de la estética y sobretodo de la historia francesa desde comienzos de siglo.

El famoso Ettore Scola que ha estado al frente de obras italianas super famosas, con gente como Marcelo Matroiani y Sofía Loren, dirige y coguioniza junto a Jean-Claude Penchenant, esta obra rara que a más de uno le sorprenderá. Es uno de esos trabajos que no pasan inadvertidos, o gustan o no gustan, debido a la radicalidad de su concepción narrativa. Unos de los factores por los que destaca esta película es porque carece de diálogos; hay 23 de actores (casi siempre en pantalla todos) y ninguno suelta ni una palabra. Y el otro factor curioso es que absolutamente toda la película transcurre en una sala de baile. En ningún momento salimos de esa pista por donde los personajes bailan, ligan, toman copas, se pelean, etc.

La película cuenta varias cosas, además recurriendo a la comedia, a la música e incluso al drama. Sintetizar su sinopsis es algo difícil pero lo voy a intentar:

Sinopsis
La historia de Francia a lo largo del siglo XX a través de una sala de baile donde se dan citas hombres y mujeres.

Realmente, y profundizando más, podemos decir que la película muestra esas relaciones hombre-mujer y todos los actos sociales del cortejo en torno a esa sala de baile. Los personajes son muchos y variados, algunos incluso bastante irrisorios: galanes, groseros, narcisistas, intelectuales, elegantes, rudos, etc; tanto por parte de los hombres como de las mujeres.

Particularidades

En este contexto, y con la música como pretexto para entablar relaciones, las parejas bailan, hacen y desacen, se pelean, se aman, etc. Y todo eso a través de varias etapas del tiempo, donde cambian las modas, el atrezzo, las luces, pero los personajes siguen siendo los mismos, como si fuesen antepasados. Así nos encontramos las mismas situaciones en el comienzo del siglo XX, en los locos años 20, en la triste ocupación nazi de 1940 (aquí la historia toma tintes melancólicos, donde la sala sirve de refugio y el único baile que se ve son algún que otro personaje al son de un acordeón triste). También vemos los años 60 con esas bandas de rockeros con tupé y nuevamente llegamos a la actualidad (bueno actualidad para su época, 1983).

Esta obra puede llegar a cansar o aburrir a quien no esté concienciado de lo que va a ver. En mi caso, viéndola con mi novia Escarlata y más gente, no aguantó nadie, excepto yo, que la estaba descubriendo y me estaba fascinando.

El film, a mi modo de ver, es como una gran obra de teatro, coral, con muchos actores dando vueltas sobre el escenario (la pista de baile) y donde el peso de la obra, si yo pudiese dividirla en porcentajes, estaría en un 40% la interpretación de los actores (que no hablan), un 40% la música (que tiene la misma importancia que los mismos actores) y un 20% de técnica visual, que no demuestra nada extraordinario ni original, sino en base a esa construcción narrativa a través de los flashback de otras épocas. Bueno, podemos decir que el apartado de arte tiene también mucho peso en ese 20% que es lo que provoca la sensación de otras épocas, incluso siendo el mismo espacio y los mismos actores.

Y es necesario hablar de la música de la película ya que aquí tiene un papel muy importante; en este apartado se encuentra Vladimir Cosma, uno de los grandes compositores de cine francés, con bandas sonoras creadas para muchas películas de fama nacional, pelis de Claude Zidi, de Francis Veber, de Gerard Oury, (en casi todas las que tengo de Belmondo, Pierre Richard, Gerard Depardieu -las primeras-, está este compositor presente) y hasta para Astérix, todas las de dibujos animados y las interpretadas. Estamos hablando de un compositor consumado, que empezó en los sesenta y ya en 1983, fecha de Le Bal, tenía una experiencia que podemos advertir en esta peli; eso si, los temas que salen pretendiendo ser modernos ya hoy día nos pueden parecer desfasados. Aún así tiene su encanto y funciona perfectamente. Y bueno, hablando de desfases, os dejo con mi escena preferida, el último tema de la película (tranquilos que no se rompe el argumento), cuando los personajes se ven en la sala en los años ochenta, me encanta esta secuencia y su puesta en escena, es muy divertida, pero también entrañable.

Fran Kapilla

Fran Kapilla.com (c) 2005-2010
Principal | Filmografía | Fotografía | Curriculum | Reflexiones | Tv/Radio | Mis dibujos | Mis Libros | Contacto