Jueves 24 de septiembre, 2009

Filmografía de Greta
* Mr. and Mrs. Stockholm Go Shopping (1920)
* The Gay Cavalier (1920) – Intervino como extra no acreditada.
* Our Daily Bread (1921)
* The Scarlet Angel (1921) – Como extra no acreditada.
* Peter the Tramp (1922)
* The Story of Gösta Berling (1924). Director: Mauritz Stiller.
* The Joyless Street (1925)
* The Torrent (1926)
* The Temptress (1926). Su primer trabajo en EE.UU.
* Flesh and the Devil (1926), con John Gilbert.
* Love (1927), con John Gilbert. Adaptación de la novela Anna Karenina.
* The Divine Woman (1928). Sólo subsisten nueve minutos de película.
* The Mysterious Lady (1928)
* A Woman of Affairs (1928), con John Gilbert.
* Wild Orchids (1929)
* The Single Standard (1929)
* The Kiss (1929)
* Anna Christie (1930). Primera película Sonora de Garbo, y su primera nominación al Oscar.
* Romance (1930). Segunda nominación al Oscar a la mejor actriz.
* Anna Christie (1931). Versión alemana de la película del año anterior.
* Inspirtation (1931)
* Susan Lenox (1931)
* Mata Hari (1931)
* Grand Hotel (1932)
* As You Desire Me (1932)
* La reina Cristina de Suecia (1933). Director: Rouben Mamoulian.
* The Painted Veil (1934)
* Anna Karenina (1935). Premio del Círculo de Críticos de Nueva York a la mejor actriz.
* Camille (1936). Tercera nominación al Oscar a la mejor actriz.
* Conquest (1937)
* Ninotchka (1939). Director: Ernst Lubitsch. Cuarta nominación al Oscar a la mejor actriz.
* Two-Faced Woman o La mujer de las dos caras (1941). Director: George Cukor.
 


Greta Garbo
[Mujer made in hollywood]

Figura de culto en el mundo del cine durante los inicios dorados de los estudios americanos. No sólo aguantó el paso del mudo al sonoro, sino que se coronó como una de las más cotizadas actrices, rivalizando con Marlene Dietrich.

Greta Garbo (Estocolmo, 18 de septiembre de 1905 - Nueva York, 15 de abril de 1990) fue una actriz de cine sueca. Nacida en Södermalm, barrio humilde de Estocolmo (Suecia), se convirtió en uno de los principales mitos del Séptimo Arte. Su precoz retirada con apenas 36 años contribuyó a engrandecer su leyenda.

La mujer que no ríe

"La mujer que no ríe" era uno de los apodos con que se conocía a Greta debido a su interpretación casi siempre dramática en papeles serios y complejos. También se le conocía como "la divina"

Greta Lovisa Gustafsson, original de Suecia, Estocolmo, inició su carrera como actriz en la época del cine mudo, donde participó en varias producciones como figurante y en otras dos junto al director Mauritz Stiller, quien también sería contratado por Hollywood.

Su primer trabajo en Estados Unidos fue The Temptress (1926), y pronto fue emparejada con el galán John Gilbert, con quien rodó tres películas casi consecutivas de gran éxito.
El ascenso de Greta Garbo como estrella fue en los últimos años del cine mudo, pero la llegada del sonoro no la perjudicó como a Mary Pickford, Gloria Swanson y otras divas del momento. Aunque las novedosas películas con sonido delataban su fuerte acento sueco, Garbo retuvo y reforzó su estrellato, y ya con su primera película sonora (Anna Christie) fue nominada al premio Oscar.
Películas como Mata Hari, La reina Cristina de Suecia y Anna Karenina afianzaron la leyenda de "la Garbo". Se cuenta que al rodar Ninotchka, y por miedo al fracaso, quiso dejar la profesión, si bien ya anteriormente había ido reduciendo sus trabajos.
Fue nominada como mejor actriz por la Academia Americana de Cine en 1930, 1932, 1937 y 1939, pero nunca recibió un Óscar, olvido que años más tarde la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas decidió enmendar con un Óscar honorífico en 1954 que rechazó, porque según sus propias palabras "no quería verle la cara a nadie". Popularmente, y debido a esto, se le asoció a la frase "Quiero estar sola", si bien ella precisó: "Quise decir que me dejen sola, lo que es diferente". Su estilo de vida fue calificado de ermitaño y un tanto huraño, pues a diferencia de otras estrellas la Garbo se mantuvo alejada de los grandes eventos de Hollywood, prefiriendo la soledad y el anonimato.
Declive.
En la cúspide de su popularidad, Garbo dejó el mundo del cine a la temprana edad de 36 años y vivió el resto de su vida en un departamento en Nueva York cerca de Central Park, totalmente retirada y evitando cualquier contacto con los medios informativos. No acudía a fiestas ni a ningún acto público; incluso cuando le ofrecieron un Oscar Honorífico, lo rechazó. Su última entrevista fue tan breve como sorprendente: el periodista empezó diciendo "Yo me pregunto..." y ella le interrumpió y se marchó diciendo "¿Por qué preguntarse?".
Los periodistas la acosaron hasta el último momento e hicieron guardia ante su casa persiguiéndola para fotografiarla en su vejez, motivo por el cual se le veía siempre utilizando gafas oscuras y sombreros para ocultar su rostro. Tales precauciones no bastaron; fue fotografiada en varias ocasiones, incluso en el año de su muerte, y en 1976 la revista People publicó imágenes suyas nadando desnuda, captadas con teleobjetivo.
A pesar de su temprana retirada, contó con una importante fortuna gracias a sabias inversiones inmobiliarias en la lujosa zona de Rodeo Drive (Beverly Hills, Los Angeles). Pero vivió con sencillez, comiendo frugalmente, y aunque trató con famosos como Aristoteles Onassis y el fotógrafo Cecil Beaton, vestía ropajes muy discretos y llevaba el pelo sin teñir, encanecido, para pasar desapercibida. Murió en Nueva York a los 84 años de edad víctima de un síndrome renal y de neumonía, y su fortuna (estimada en 20 millones de dólares) fue heredada por una sobrina suya, residente en New Jersey.

Producto del Star-system.

Greta Garbo, cuando llegó a Hollywood, era una más de las miles de actrices que formaban el panorama de segunda fila de caras bonitas (y no exhuberantemente atractiva como podría ser una Marilyn) y de interpretaciones de relleno. ¿Qué ocurrió entonces en su carrera?

El actor John Gilbert, también onocido como "el gran amante", rivalizó con el gran Rodolfo Valentino como actor más taquillero de su época. En 1926, Gilbert rodó Flesh and the Devil (El demonio y la carne), su primera película con Greta Garbo. Pronto empezaron una relación, que se hizo pública para alegría de sus seguidores. Esto propulsó a la joven y inexperta Garbo a una fama nunca antes vista. Fueron un gran ingreso para los estudios de cine; incluso después del escándalo de la boda. Greta no se presentó al altar y rompió con Gilbert en el momento más crítico. El actor terminó ese día peleándose con el productor Louis B. Mayer, que se había reído de ella. A pesar de este desencuentro, Garbo y Gilbert siguieron trabajando juntos y cuando él ya vivía su declive como estrella, ella le recuperó para un papel en La reina Cristina de Suecia.

Automáticamente, y tras estos hechos, Greta Garbo se convirtió en una figura de culto. No era una actriz más, era un prototipo, una personificación distinta y única. Y de eso se dieron cuenta los productores, que hicieron de ella un producto único: "la diva", "la actriz que nunca se ríe", "la bella inalcanzable" y finalmente "la que quiere estar sola".

Los estudios supieron vender muy bien esta imagen de Greta Garbo, que fuera de su auténtica personalidad, eran parte de una campaña de marketing de prensa rosa, leyendas, rumores que no hacían otra cosa que dar más publicidad a las películas que se lanzaban. Una serie de frivolidades que hacían que los personajes de Greta continuasen más allá de las pantallas, dandole vida ficticia ante su público.

Fran Kapilla