Principal > Reflexiones > Good Bye Lennin
Domingo 23 de Marzo, 2008

Ficha técnica de "Good Bye Lennin!".
Director Wolfgang Becker
Guión Wolfgang Becker & Bernd Lichtenberg
Música Yann Tiersen
Fotografía Martin Kukula
Reparto Daniel Brühl, Katrin Saß, Chulpan Khamatova, Maria Simon, Alexander Beyer, Michael Gwisdek,
Producción X Filme Creative Pool / ARTE / WDR / Senator Entertainment. Alemania. 2003, 118 min.
Premios

* Se presentó en el Festival Internacional de Cine de Berlín de 2003 donde consiguió el premio Ángel Azul a la mejor película europea.

* Ganó el Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine de Valladolid en 2003.

* Consiguió los Premios del Cine Europeo 2003 a mejor película, actor (Daniel Brühl) y guión, así como todos los premios del público (película, actor y actriz, este último por Katrin Saß).

 

 

Wolfgang Becker

* Good Bye, Lenin! (2003)
* La vida en obras (1997)
* Kinderspiele (1992)
* Celibidache (1992)
* Blutwurstwalzer (1991)
* Schmetterlinge (1988)

 
Wolfgang Becker

...Estaba fascinado con la idea de un hijo tratando de salvar la vida de su madre; tratando de salvaguardar todo lo externo con mentiras sobre una Alemania del Este que ya no existía...

Good Bye Lennin!
[Reconstrucción del país que nunca existió]

UNA OBRA muy humana que se convirtió un fenómeno sociológico en su país por el tema nunca retratado con tan buena óptica. Su guión toca varios géneros, siempre teniendo en un hilo la sensibilidad del espectador, sacando pequeñas sonrisas agridulces dentro del panorama desolador de un drama familiar en un país revuelto. Una película que adoro y que me inspiró muchísimo para mis obras.

El cambio de un país convulsionado que sale de un régimen autoritario para entrar en una modernidad desbordante, tiene toques cómicos, toques nostálgicos conforme a la época anterior, represión y el argumento dramático de la família protagonista. Good Bye Lennin! es el retrato de una época bajo la excusa argumental de una mujer firmemente soviética, que despierta del coma tras la caída del muro de Berlín.
Entre finales de 1989 y principios de 1990, los ciudadanos de la República Democrática de Alemania vivieron en primera persona uno de los acontecimientos políticos más importantes de todo el siglo XX: la caída del muro de Berlín y la reunificación de Alemania, que marcó el principio del fin para todo el bloque comunista. En Good Bye Lenin!, el realizador alemán Wolfgang Becker se fija en la dimensión humana de este trascendental proceso histórico, a través de los ojos de una familia de Berlín Este zarandeada por los cambios que se producen a su alrededor.

La anécdota argumental que sostiene la película es tan simple como efectiva: una mujer alemana, socialista convencida, sufre un infarto al ver cómo detienen a su hijo Álex durante una manifestación a favor de la apertura política de la RDA. Cuando despierta del coma, ocho meses después, el mundo a su alrededor ha cambiado sustancialmente: el muro ha caído, miles de productos occidentales invaden las calles y las tiendas de Berlín Este, incluso su hija ha dejado la carrera de ingeniería para trabajar en un Burger King. Convencido de que su corazón será incapaz de superar tantos cambios, Álex decide ocultarle la verdad a su madre, y construye a su alrededor un microcosmos en el que la Alemania socialista sigue estando viva.

Sin embargo, la Alemania que Álex crea para su madre poco tiene que ver con la realidad de la RDA. Lejos de los excesos autoritarios del régimen comunista y de los desequilibrios y las injusticias del capitalismo, Álex construye en la habitación de su madre una Alemania soñada, en la que la Coca-Cola se revela súbitamente como un invento socialista y miles de ciudadanos de la RFA saltan el muro huyendo de la presión de la vida moderna en las sociedades occidentales. Y en torno a este precario refugio comienzan a agruparse muchos de sus amigos y vecinos, no tanto por nostalgia del régimen anterior sino por su incapacidad de aceptar la súbita imposición de los modelos culturales de Levi’s Strauss y McDonald’s, que en cuestión de meses cambiaron por completo el paisaje de Alemania del Este.

Sobre este y otros magníficos equilibrios levanta Wolfgang Becker los muchos logros de Good Bye Lenin!: la acertada combinación entre los elementos cómicos y dramáticos de la historia, el contraste entre la mirada limpia del joven Daniel Brühl y la sabia veteranía de la actriz Katrin Sass, la belleza y la melancolía de la banda sonora compuesta por Yann Tiersen (también autor de la banda sonora de Amelie). Sobre la música de la peli habría mucho que hablar también, pues dota a la historia de la emoción y el dramatismo perfecto con unos acordes de piano inigualables. El resultado es una película sobresaliente, todo un éxito del cine europeo que ha triunfado en Francia, Italia y Alemania, donde la han visto ya más de seis millones de personas.

Una de las pocas películas que transmite humor y profunda emoción al mismo tiempo y que llena la atmósfera de nostalgia sin caer en absurdos sentimentalismos, y al mismo tiempo te hace pensar sobre la sociedad en la que vivimos y los valores que rigen nuestras vidas.

Es una historia con unas interpretaciones excelentes. El excelente montaje te pone en sincronía con aquella época de cambios, con aquella parte de la historia que hemos vivido y es muy cercana... ¿Que pasaría si un día dejases un país comunista y volvieses a uno capitalista? ¿Si en tu ausencia el Muro de Berlín cayese? Y sin duda se esconde otra historia: la de amor de un hijo a su madre, que para protegerla construye una realidad a su medida, una burbuja de viejas creencias nostálgicas y utópicas en las que a veces todos se sienten a salvo.

La magistral dirección de Becker consiste en lograr continuas situaciones cómicas en contraste con otras llenas de emoción, y al mismo tiempo, se permite criticar y mostrarnos las taras de ambos sistemas : el capitalista y el comunista. Eso si, con altas dosis de ironía. El protagonista, enemigo del sistema de la RDA durante la primera parte de la película, llega a sentir una nostalgia (la "ostalgie" alemana la llaman) y melancolía por el viejo sistema tras la caída del muro. Hecho que nos hace reflexionar pero que luego explica y razona, que pertenece a un mundo utópico que no tuvo lugar.

 

Como anécdotas me gustaría destacar varias. Hay cierto momento en que Alex entra a un supermercado y observa a un empleado disfrazado de pollo. Quien conozca las pelis de Becker se dará cuenta que es el mismo personaje de "La vida en obras"; en la que el protagonista trabaja de animador en un supermercado, justo en la misma fecha, 1989. Una rodada en su época y la otra rodada ambientada en ésa época. De ésta manera, Becker parece cerrar a todos los personajes de su peli en un mismo universo.

También, en dos escenas Dennis (el amigo de Alex) lleva una camiseta negra con símbolos verdes, parecidos al código de Matrix pero con letras rusas. Un guiño gracioso en que que supongo que el cineasta amateur Dennis es quien podría ser el futuro autor de Matrix, o como dando a entender que dicha película era socialista; igual que la broma que se gasta en la película sobre que Coca-cola es comunista.

El edificio que Alex y Dennis utilizan en su informe sobre la Coca Cola es el mismo que Billy Wilder empleó en la película Uno, dos, tres (1961).

Infuencia en mi cine

Me gusta recalcar que "Good Bye Lennin!" me atrapó desde que la vi por primera vez. Primero por su maravillosa calidad cinematográfica; después por su temática sobre el muro de Berlín. Durante muchos años, he tenido esta gran película como un referente.

El día que me animé a rodar mi primer cortometraje acerca de éste tema, visioné varias decenas de películas sobre el muro de Berlín (creo que he visto todas las que existen). Y me propuse ser lo más original posible para no imitar a obras tan magníficas como "Good Bye Lennin!" ni ser un reflejo, sino un complemento quizá.
El 31 de octubre de 2010, proyecté al público, "Aléjese del área" en la casa invisible y seguidamente pusimos este largometraje (gran honor), como reflexión sobre la RDA y como contrapunto de una visión más dramática (la mía) y otra más optimista.

Fran Kapilla.

 

Fran Kapilla.com (c) 2005-2010
Principal | Filmografía | Fotografía | Curriculum | Reflexiones | Tv/Radio | Mis dibujos | Mis Libros | Contacto | Servicios