PRINCIPAL \ REFLEXIONES \ COMPAÑEROS

Compañeros del cine

En cualquier momento llegan las musas, revoloteando alrededor del durmiente. Llevan mensajes escritos que pasan delante de nuestros ojos a punto de dormirse... en dichos mensajes suelen escribir ideas asombrosas que sólo pueden ser leídas en momentos así. Luego, al despertar es cuando dices: ¡Ah tengo una idea, estoy inspirado!... También a la hora de trabajar con compañeros me dejo guiar por lo que me transmiten, no sólo las musas, sino ellos mismos.

Bueno, siempre que empiezo un proyecto nuevo suelo poner unas palabras públicas hacia los compañeros de profesión. Lo hice antes de comenzar a rodar "Las hijas de Danao", lo hice antes de comenzar a rodar "Pueblo de ángeles" y lo hice antes de comenzar a rodar "El pequeño doctor". Pero esta vez... hay algo diferente. Justo cuando ya tenía escrito el texto amable y diplomático que iba a lanzar, un amigo me ha dicho: "¿Por qué escribes esto? Los destinatarios a quien van dirigidos no tienen por qué importarles lo que ruedes o dejes de rodar, no tienes que pedir permiso a nadie ni el por favor", y otro amigo: "no se puede quedar bien con todo el mundo en esta vida...".

El texto original hablaba sobre los compañeros en Málaga y Madrid que hacen cine y que han rodado o están rodando o están por rodar inminentemente. O tienen relación con la ciencia ficción, o tienen relación con el mundo ruso, o tienen relación con argumentos dramáticos o de aventuras. Eran casi las mismas palabras que desde hace varios me repito y que casi ningún realizador (aunque se que las leen); palabras en las que pongo de manifiesto la gran capacidad de muchos compañeros y que me hubiese gustado trabajar con ellos, pero que las circunstancias siempre delimitan un camino... pero esta vez, he reflexionado y este año voy hacer otra cosa.

Sólo voy decir una cosa, y me la digo para mi mismo, porque ni debo nada a nadie ni me gusta ir detrás de nadie botando una pelota: "AMO EL CINE, AMO LO QUE HAGO e intento ir a más cada día, pasito a pasito". Toda la superficialidad restante sea cual sea, me sobra. Yo sólo me siento cómodo creando o hablando sin ironías posibles, no me interesan demasiado los pormenores de otros proyectos, ni las peripecias que tengan, ni los cotilleos absolutamente de nadie; lo único que me gusta ver son los trabajos acabados de los compañeros para disfrutarlos simplemente; ah! y centrarme en lo mío.

Es mi forma de ser, me considero un artesano y lo que ofrezco es una artesanía, una denominación de origen (si se puede usar una expresión bonita), que no se va a encontrar en otro lado, con todos sus defectos y detalles valiosos. No me considero parte de una maquinaria industrial con moldes para hacer uno y otro proyecto iguales pero matemáticamente <“buenos”>; por eso, hoy más que nunca me considero un artesano entre el mundo de artesanos que son ya maestros.

Quiero despedir este escrito con algo un poco más positivo, y es que en mi camino conozco gente que merece mucho la pena. En mis proyectos se acercan personas que las que congenio muy bien o no; gracias al destino, con las que no congenio (que son muy pocas) se marchan de mi vida rápidamente y con las que me entiendo bien (que son la mayoría) nos aferramos a un mismo camino durante años. Nos vemos en los festivales, en los más próximos o más lejanos.

 
| Principal | Filmografía | Fotografía | Curriculum | Reflexiones | Entrevistas | Dibujos | Libros | Contacto |