Principal > Reflexiones > Roberto Benigni
Viernes 6 de Marzo, 2009

 

 

Filmografía :

2005 El tigre y la nieve (Actor, Director y Guionista)
2004 Coffee and cigarettes, de Jim Jarmusch (Actor)
2002 Pinocho (Actor y Director)
1999 Astérix y Obelíx contra César, de Claude Zidi (Actor)
1997 La vida es bella (Actor y Director)
1994 El monstruo (Actor y Director)
1993 El hijo de la pantera rosa, de Blake Edwards (Actor)
1991 Noche en La Tierra, de Jim Jarmusch (Actor)
1991 Johnny Palillo (Actor y Director)
1989 La voz de la luna, de Federico Fellini (Actor)
1988 Soy el pequeño diablo (Actor, Director y Guionista)
1986 Bajo el peso de la ley, de Jim Jarmusch (Actor)
1979 La luna, de Giuseppe Bertolucci (Actor)
1979 Busco asilo, de Marco Ferreri (Actor)
1977 Berlinguer, te quiero, de Giuseppe Bertolucci (Actor)

 

 


Roberto Benigni

Pertenece a la nueva generación de cómicos italianos que comenzó a despuntar a principios de los noventa. Roberto Benigni ha dotado a esta nueva comedia una atmósfera sentimental e inteligente. Sus películas rebosan frescura y mucho, mucho optimismo; se le considera un genio y el truco de su éxito no es más que una dedicación exhaustiva a cada trabajo.

Roberto Benigni, nacido el 27 de octubre de 1952. Actor y director italiano de cine y televisión. Nació en Castiglion Fiorentino, Toscana, Italia, y es ganador de un Oscar al mejor actor en 1998. Apariencia de persona nerviosa, sonrisa inocente y entradas en la cabeza.

Más que hablar sobre su vida privada, sobre sus estudios o sus relaciones mundanas prefiero escribir sobre sus películas. Concretamente voy adentrarme en cuatro obras que han supuesto un ascenso en su carrera (Johnny Palillo, El monstruo, La vida es bella, El tigre y la nieve) y que particularmente me parecen reflejos de lo que debería ser el cine cómico y no las payasadas que se fabrican en estados unidos.

Roberto nace el 27 de octubre de 1952 en el pueblo Misericordia, de la provincia de Arezzo. En 1972, con sólo su guitarra como equipaje se va a Roma para buscar fortuna. Allí tiene la suerte de encontrarse a tres amigos del mundo del teatro (Silvano Ambrogi, Carlo Monni y Aldo Buti) que lo integran en la obra "I Burosauri" de Silvano Ambrogie. Este era un teatro experimental y novedoso, sin embargo consiguió sacar algunos papeles cómicos. Con Giuseppe Bertolucci encarna al personaje de monólogos Mario Cioni; esto le conduce a realizar el mismo personaje en la serie de televisión "Onda Libera" y a la película del mismo nombre, muy criticada en su tiempo. En 1978 participa en el programa de Renzo Arbore, interpretando a un crítico cinematográfico muy particular y gracioso. En esta época coincidió con su trabajo en cine como guionista y actor, parcela ésta en la que asumirá papeles de diversa consideración que pasarán, para la mayoría de los espectadores de todo el mundo, desapercibidos. En sus primeros años como actor intervino en películas como Camas calientes (1979), de Luigi Zampa, o La luna (1979), de Bernardo Bertolucci. No obstante, abundarán en su carrera notables comedias aunque intrascendentes, muchas de las cuales no lograron estrenarse fuera de su país.

No obstante, su trabajo no pasó desapercibido para algunos directores (incluso considerados "de culto"), como puede ser el caso de Federico Fellini o Jim Jarmusch, quienes se fijaron en sus cualidades artísticas, es decir, en sus recursos dramáticos y en su talento, y no en su escasa repercusión. Así, Jarmusch le ofreció colaborar en Bajo el peso de la ley (1986) o en Noche en la tierra (1992). Fellini, por su parte, le llamará para intervenir en su obra póstuma, La voz de la luna (1990).

Desde final de los setenta, Roberto tuvo la suerte de actuar en las películas de Bertolucci: Berlinguer y La luna, que le sirvieron para demostrar su pericia interpretativa. Unas dotes que el director Jim Jarmush advirtió inmediatamente puesto que lo puso a trabajar en Bajo el peso de la ley, Noche en la tierra y más recientemente Coffe and cigarettes. Sin embargo, no fueron las obras maestras de Jarmusch ni el cine intimista de Fellini o Bertolucci los que le dieron el éxito mundial, sino sus propias creaciones.

Su faceta como director comenzó en los primeros años ochenta, donde fue el responsable de uno de los éxitos del cine italiano de esta década, Non ci resta che piangere (1984), codirigida con Massimo Troisi, así como Johnny Palillo (1991). No obstante, a pesar de que para la crítica su nombre no había pasado desapercibido, en 1997 sorprendió a propios y extraños al dirigir y protagonizar La vida es bella, donde combina con habilidad un tierno sentido del humor con la más absoluta de las tragedias; lo que en un principio parecía una película más sobre el holocausto judío se convierte, sin aparatosos golpes de efecto, en un canto a la esperanza. Su trabajo fue reconocido por la academia de Hollywood al nominarle a siete Oscars y concederle tres de ellos, el de Mejor Actor, la Mejor Película extranjera y la Banda Sonora, hazaña difícil de conseguir para una película de habla no inglesa. Este éxito se vio reafirmado con otro parecido en los Globos de Oro.

 

Como ha sucedido en otras muchas ocasiones, tras el éxito de ésta última película se ha producido una revalorización de sus trabajos anteriores, así como un interés inusitado por lo que rodea a su figura. Fruto de ello es el que en junio de 1999 la universidad de Ben Gurion en Israel le haya nombrado doctor Honoris Causa en refendo al trabajo realizado en La vida es bella, así como su participación en la superproducción francesa Astérix y Obélix contra César, donde personifica al mítico personaje de Astérix ideado por Uderzo y Goscinny.

Como director, Benigni ha firmado en los últimos años Pinocho (en 2002, una recreación fantástica del famoso cuento) y El tigre y la nieve (en 2006, un alegato contra la guerra).


Johnny Stecchino (Johnny Palillo)

En 1991, Roberto protagoniza, dirige y escribe él mismo Johnny Palillo; una comedia que lo propulsa a las cotas más altas de éste género en Europa. Ya en aquel entonces, la actriz Nicoletta Braschi estaba presente en sus films. Braschi se convertiría en su esposa en muy poco tiempo.

La historia de Johnny Palillo es básicamente la historia de una confusión. Dante es una persona buena, inocente y amable, sin embargo es el doble de un tal Johny que es todo lo contrario. La gente cree que el protagonista, es en realidad el terrible mafioso en deuda con muchas otras famílias del crimen. Así que el pequeño pueblo italiano donde se desarrolla la historia se estremece al ver tipo. La película se mueve a base de sketchs muy preparados, que se van uniendo unos con otros, así por ejemplo podría hablar (sin destripar la peli) del momento que nuestro héroe roba un plátano para desayunar y es perseguido por una banda de matones. Él lo relaciona con el hecho del plátano y en momentos futuros sacará a la luz ese temor cuando ve otros plátanos.

Esta película bate los records de ventas al público de todo el cine italiano; recauda cuarenta millones de liras tan sólo en videos. En 1993 actúa en "El hijo de la pantera rosa" de Blake Edwards. Un film con poca gracia y con tópicos americanos demasiado aburridos.

Il mostro (El monstruo)

Tras el fiasco de Blake Edwards, Roberto se pone a trabajar en otra película que es tan genial o mejor que Johnny Palillo. Esta otra producción de 1994 es muy parecida en cuanto al estilo de Johnny Palillo. También todo parte de una confusión; esta vez, la policía cree que Loris (Benigni) es un cruel asesino y violador de mujeres. Los hechos por el que lo relacionan con los asesinatos son coincidencias muy divertidas fruto de los despistes y mala suerte del protagonista.

También todo se mueve a base de sketchs; esta vez están mejor coordinados y por ejemplo encontramos escenas colosales con cientos de personas corriendo por las calles. Me gustaría contar muchas escenas de esta obra pero para no estropear la espectación sólo expondré el primer contratiempo de los primeros minutos del guión.

Loris está trabajando en una fiesta de lujo; se le acerca su jefe:

-No puedo creerlo Loris, ahí detrás está sentada María la ninfómana.

-¿Ninfómana?

-Sí, ¡pero no te gires! ¡no mires! Sí es ninfómana, se acuesta con cualquiera que se lo pida.

-¿Con cualquiera? ¿Con un tipo así... normal?

-Sí, con todos, ¡pero no mires! Bueno yo me voy, nos vemos luego.

En ese momento se marcha la ninfómana con dos tipos y se sienta una mujer de edad avanzada. Es el momento en que Loris se avalanza y empieza la gran confusión.

 

La vita è bella (La vida es bella)

1997; Roberto perfila aún más su cine. Esta vez nos trae una historia divertida pero muy sentimental. Si sus primeros personajes eran tipos inocentes solteros que buscaban ligues, esta vez es un padre de familia gracioso y amable. La historia se desarrolla durante la dictadura nazi en Alemania y obliga al protagonista a inventarse un juego-concurso diario con tal de ver feliz a su hijo, que no comprende el porqué de la represión contra los judíos. Los sketchs delirantes de la primera parte de la película no hacen más que reafirmar un cariño especial a los personajes, que cuando sufren los horrores de la guerra crea un sentimentalismo magistral.

La película está filmada en Cortona. En la ceremonia de los Oscars la película obtuvo el Oscar al mejor actor, el Oscar a la mejor película extranjera y el Oscar a la mejor banda sonora. A partir de ahí, Benigni ha sido comparado con actores cómicos como Buster Keaton o Chaplin por su carácter humorístico. Y una curiosidad: El 10 de enero de 1999, el papa Juan Pablo II vio La vida es bella en un pase privado, con Roberto. Por lo visto el papa se emocionó en varios momentos y le dio la enhorabuena al autor.

Dos años después, hace un papel de César en Astérix y Obélix contra el César de Claude Zidi, con Christian Clavier y Gerard DePardieu. Una película facilona e infantil pero que está muy bien realizada y que hace pleno honor al personaje de cómic. Sin embargo, su Pinocho, de 2002 resultó un fracaso comercial tremendo, sobretodo en Italia. Ha pasado sin pena ni gloria.

El tigre y la nieve

Esto le hizo volver a las andadas en siguiente película que aunque no ha tenido el éxito de sus otras obras, está muy valorada por su guión precioso y su realización. Su personaje de siempre: el tipo bueno y despistado. Me refiero a El tigre y la nieve (2005); también ambientada en tiempos difíciles, en la guerra de Irak. Sin embargo, a parte de los momentos cómicos, este film está mucho más maduro; rodada en territorio difícil, por las calles bombardeadas por los americanos. Esta película es una prueba de amor, el protagonista, un profesor de literatura se marcha a buscar a su exmujer herida en Irak. Allí, un lugar en efervescencia, hace que sea un lugar mejor, dando su visión particular y divertida de la vida. Es una película que tiene comicidad, tensión, drama y mucha mucha poesía, y sino ya lo veréis por la simbología con el título.

 

Fran Kapilla