Principal > Reflexiones > Belmondo
Viernes 19 de Septiembre, 2008

Filmografía básica :

1958 : Les Tricheurs, de Marcel Carné
1959 : À double tour, de Claude Chabrol
1959 : À bout de souffle, de Jean-Luc Godard
1960 : Classe tous risques, de Claude Sautet
1961 : La viaccia (Le mauvais chemin), de Mauro Bolognini
1961 : Léon Morin, prêtre, de Jean-Pierre Melville
1962 : Cartouche, de Philippe de Broca
1962 : Un singe en hiver, de Henri Verneuil
1963 : l'Aîné des Ferchaux (film), de Jean-Pierre Melville

1964 : l'Homme de Rio, de Philippe de Broca
1964 : Cent mille dollars au soleil, de Henri Verneuil
1964 : Échappement libre, de Jean Becker
1964 : Week-end à Zuydcoote, de Henri Verneuil
1964 : la Chasse à l'homme, de Édouard Molinaro
1965 : Par un beau matin d'été, de Jacques Deray
1965 : Pierrot le fou de Jean-Luc Godard
1965 : les Tribulations d'un Chinois en Chine, de Philippe de Broca
1966 : Paris brûle-t-il ?, de René Clément
1966 : Tendre voyou, de Jean Becker
1967 : Casino Royale, de Val Guest, Ken Hughes, John Huston
1967 : le Voleur, de Louis Malle
1968 : Ho !, de Robert Enrico
1969 : le Cerveau, de Gérard Oury
1969 : la Sirène du Mississippi, de François Truffaut
1969 : Un homme qui me plaît, de Claude Lelouch
1970 : Borsalino, de Jacques Deray
1971 : les Mariés de l'an II, de Jean-Paul Rappeneau
1971 : le Casse, de Henri Verneuil
1972 : Docteur Popaul, de Claude Chabrol
1972 : la Scoumoune, de José Giovanni
1973 : l'Héritier, de Philippe Labro
1973 : le Magnifique, de Philippe de Broca
1974 : Stavisky, d'Alain Resnais
1975 : Peur sur la ville, de Henri Verneuil
1975 : l'Incorrigible, de Philippe de Broca
1976 : l'Alpagueur, de Philippe Labro
1976 : le Corps de mon ennemi, de Henri Verneuil
1977 : l'Animal, de Claude Zidi
1979 : Flic ou voyou, de Georges Lautner
1980 : le Guignolo, de Georges Lautner
1981 : le Professionnel, de Georges Lautner
1982 : l'As des as, de Gérard Oury
1983 : le Marginal, de Jacques Deray
1984 : les Morfalous, de Henri Verneuil
1984 : Joyeuses Pâques, de Georges Lautner
1985 : Hold-up, d'Alexandre Arcady
1987 : le Solitaire, de Jacques Deray
1988 : Itinéraire d'un enfant gâté, de Claude Lelouch
1992 : l'Inconnu dans la maison, de Georges Lautner
1995 : les Cent et une nuits de Simon Cinéma, de Agnès Varda
1995 : Les Misérables, de Claude Lelouch
1996 : Désiré, de Bernard Murat
1998 : Une chance sur deux, de Patrice Leconte
1999 : Peut-être, de Cédric Klapisch
2000 : les Acteurs, de Bertrand Blier
2000 : Amazone, de Philippe de Broca

 

Os pongo un extracto de la banda sonora de "Le Professionel" de Ennio Morricone; creo que es la más reprensentante del caracter melancólico del personaje. Y también un extracto de "L´apageur" de Michel Colombier, donde podemos recrearnos con la inspiración de acción del personaje.

 

Belmondo
[su etapa más comercial]

Jean-Paul Belmondo, famosísimo actor francés ha pasado por muchos tipos de personajes en su carrera interpretativa; sin embargo me voy a detener en una de las menos analizadas: la época del cine policíaco y de género; una serie de películas contínuas de acción y violencia donde él siempre encarnaba al sicario especialista.

Actor de teatro y cine. Nacido el 9 de abril de 1933 en Neuilly-sur-Seine, hijo del escultor de origen siciliano Paul Belmondo (1898-1982). Rasgos por lo que lo reconocerás: Complexión fuerte (cuadrado), cejas marcadas, nariz grande y media sonrisa permanente.


Antecedentes

Como ya sabéis, su salto a la fama se debe a su participación en la película de Jean-Luc Godard À bout de souffle (1960), que lo convierte en una de las principales figuras del movimiento cultural conocido como la Nouvelle Vague. Belmondo explotó inteligentemente su aspecto del mote el hombre más feo del cine francés pero a la vez muy seductor (en el film Pierrot le fou, Jean-Luc Godard nos muestra a Belmondo, leyendo L'histoire de l'art de Élie Faure, mientras toma un baño). También trabó gran amistad con su antítesis Alain Delon.

Duro como Humphrey Bogart (a quien su Michel de Sin aliento idolatraba), ágil como Kirk Douglas, Belmondo era un actor de la gente, una cara tallada con la misma crudeza estética y vitalidad de esos filmes de Godard (Una mujer es una mujer), Truffaut (La sirena de Mississippi) o Chabrol (Una doble vida) que protagonizó y ayudó a popularizar.

La imagen de Belmondo que permanece en la memoria es, claro, en Sin aliento, manejando un auto por las calles de París junto a Jean Seberg, pasándose el pulgar por los labios como Bogie y probando su mejor rostro de duro para la cámara.

Era un soplo de aire fresco, y Belmondo entregó variaciones de esa melodía en películas como Le Doulos (excelente film noir de Jean-Pierre Melville) y con el mismo Godard en Pierrot Le Fou. Pero rápidamente emprendería otras rutas. Con l'Homme de Rio (1965) su carrera se orienta hacia un cine más comercial, principalmente comedias y películas de acción.

La época de los tiros

A principios de los años 60, con los estudios de Hollywood en bancarrota, Europa se había transformado en una máquina coproductora de filmes de género.

Después de una breve aunque interesante etapa italiana (en la que filmó, entre otras, Dos mujeres, de Vittorio de Sica, junto a Sofia Loren), el llamado del dinero fue más fuerte y hacia allí fue Jean-Paul, a convertirse en un rostro famoso del cine de acción y aventuras, pasando por ladrón en Cartouche (de Philippe de Broca, con Claudia Cardinale), aventurero en El hombre de Rio o detective.

En casi todos sus papeles, Belmondo siempre dejó entrever, en su mirada, un grado de ironía respecto de los papeles que le tocaba interpretar y las situaciones que debía atravesar. Una cierta mueca que transformaba en cómicas las situaciones, pero se podría decir en general que Belmondo interpreta al mismo personaje en todas sus pelis policíacas. Algo así como un James Bond sin llegar a tener un nombre o una vida concreta para toda la saga de acción.

Con el correr de la década, mantendrá el contacto con directores de renombre y colaborará con Truffaut en La sirena de Mississippi, René Clement en ¡Arde París! y en algunos otros filmes de Chabrol, Malle, Resnais o Melville.

A final de los 60, tras el éxito de Le Sammurai, con Alain Delon, se rueda Flic Story, también con el mismo actor, que tendrá las bases de acción hasta 1970, película: Borsalino es un éxito de taquilla internacional que une Belmondo y Alain Delon. A partir de entonces sus películas tendrán siempre características similares (acción, suspense, toques de comedia, muchas hazañas físicas para las que Belmondo casi nunca usaba dobles) y hasta tendrán títulos parecidos: la ingeniosa El magnífico, la entretenida El incorregible (ambas de De Broca); El animal, comedia de Claude Zidi; la trágica El profesional, de George Lautner y la muy divertida El as de los ases, del taquillero Gérard Oury. L´Alpagueur, de 1976 nos muestra al especialista infalible, que siente su trabajo como una caza a hombres que no son personas; en este caso lucha por atrapar a un psicópata que tiene los peores atributos: organización terrorista, sadismo y sexualidad extraña. Alguna de las cosas que me gustan de ese cine sórdido y policiaco, es el grado de realidad conforme a su época. Vemos las primeras computadoras de la policía, política del momento, películas, juguetes, ropas de los ochenta y toda una serie de elementos de los 70 y 80 franceses (en El profesional, el amigo de Belmondo coleccionaba robots japoneses en miniatura; y en L´Alpagueur incluso encontramos números de MiniTel por doquier, un sistema desaparecido exclusivo de Francia que precedió a internet). Habrá más cine de género en los 80, como El marginal y El solitario, ambas de Jacques Deray, el final de su carrera popular.

Aunque en 1987 protagoniza El Solitario, el personaje del especialista asesino había visto su despedida en El Profesional de 1981, un film en el que debemos pararnos. En aquella película (inspirada en el libro de Patrick Alexander), Belmondo da vida a Boumount, que es la suma total de todos sus papeles de acción: un espía traicionado por su país y sometido a trabajos forzados en el tercer mundo, consigue regresar para vengarse del gobierno francés aún a sacrificio de su existencia. Película lenta y melancólica pero con situaciones de acción bestial. Tanto en esta y sobretodo en El marginal de 1983, hemos de destacar las extremas persecuciones en coche por las calles de París, donde Belmondo no usa dobles. En la primera persecución, a través de los campos Elíseos y con una torre Eiffel de fondo, Belmondo huye espectacularmente de un agente secreto; la otra persecución tiene lugar por el puerto y luego por las calles, hay que destacar el ensañamiento de Belmondo golpeando su coche contra el de los enemigos, que los aplasta en el amasijo de hierros. Aunque la persecución original lo encontramos en Flic ou voyou, del mismo director y del mismo género. Belmondo huye de la policía corrupta y se monta en un renault cinco de una autoescuela justo cuando están examinando a unos adolescentes. Hay una nota de humor cuando el anciano examinador le dice qué es lo que está haciendo mal en una persecución marcha atrás y bajando las escaleras del Sacre Cor de París.

En 1982 habrá un extraño papel en una película de aventuras, de acción también, pero sobretodo aventuras y humor: As de ases. Se trata de algo muy muy parecido a la saga de pelis de La Momia. Personaje fuerte, no muy listo, con escenas cómicas, nazis, persecuciones y algunos misterios. Sin embargo quiero detenerme en una escena en la que deberíamos de hablar con George Lucas y Spielberg cuando hicieron su Indy y la última cruzada. Me refiero a cierta escena en la que Belmondo huye con un compañero por las carreteras de montaña de Alemania, mientras le persiguen varias motos de los nazis. Belmondo, al igual que Harrison Ford se librará de los motoristas de una forma original, bloqueando la rueda de uno de ellos con otra rueda (en la de Indy lo hace con un palo).

As de ases es una peli que recuerda un poco a la antes mencionada, El magnífico, una parodia y burla de todas esas historias de super detectives intocables al estilo 007. En Le magnifique, Belmondo hace dos papeles, uno de super agente secreto y otro del pobre y debilucho escritor que da vida al espía. Hay un paralelismo entre la vida del escritor y el espía en situaciones absurdas, sketches muy bien desarrollados y super graciosos.

El actor, desapareció de la pantalla entre 1988 y 1995; con Lelouch gana su único César como mejor actor, por Itinerari d´un enfant. Vemos su regreso (ya convertido en leyenda) en la versión de Lelouch de Les miserables (Testigo de excepción), la película que más me gusta de toda su carrera. Un paralelismo entre los personajes del libro de Victor Hugo pero situados en la segunda guerra mundial. Poco después Patrice Leconte lo reunió con Delon para Une chance sur deux (Los profesionales), como un guiño a esos dos viejos amigos, veteranos de la pantalla. Luego llegó una temporada en la que regresó al teatro para hacer Cyrano, una participación (haciendo de sí mismo) en Los actores, de Bertrand Blier y una trasnochada reunión con De Broca en Amazona, del 2000. Y nada más, por ahora.

 

Fran Kapilla