Martes 3 de Febrero, 2009

Ficha técnica de "Amadeus".
 

Dirección Milos Forman
Producción Saul Zaent Company
Guión Peter Shaffer
Música Yann Tiersen
Reparto F.Murray Abraham, Tom Hulce, Elizabeth Berridge, Simon Callow, Roy Dotrice, Christine Ebersole, Jeffrey Jones.
1984, EEUU.

 

Oscar:

  • Mejor película
  • Mejor director
  • Mejor actor
  • Mejor guión adaptado
    • Peter Shaffer
  • Mejor diseño de vestuario
    • Theodor Pistek Ganador
  • Mejor maquillaje
    • Paul LeBlancDick Smith
  • Mejor dirección artística
    • Patrizia Von Brandenstein
    • Karel Cerny

Candidaturas al Oscar:

  • Mejor actor
    • Tom Hulce
  • Mejor fotografía
    • Miroslav Ondrícek
  • Mejor montaje
    • Nena Danevic
    • Michael Chandler
  • Mejor sonido
    • Mark Berger
    • Tom Scott
    • Todd Boekelheide
    • Chris Newman
Bana sonora

Sir Neville Marriner, dirigió a la Academy of Saint Martin in the Fields, en una completa banda sonora, que contiene temas de Mozart, de Pergolesi y Salieri. A continuación aparecen las piezas que muestra la película, entre otras:

> Sinfonía nº 25 de Mozart
> Stabat Mater de Pergolesi
> Música gitana de principios del siglo XVIII
> Serenata para viento k.361 de Mozart
> Final turco de "El rapto en el serrallo" de Mozart
> Sinfonía nº 29 k.201 de Mozart
> Concierto para dos pianos k.365, primer movimiento de Mozart
> Kyrie de la Gran Misa en C menor de Mozart
> Sinfonía Concertante, primer movimiento de Mozart
> Concierto de piano Nº22 Kv.482 3er. Movimiento de W. A. Mozart
> Las bodas de Fígaro, movimientos del III y IV acto de Mozart
> Don Giovanni, escena final del comendador de Mozart, cuando el padre se muere
> Zaide, aria, de Mozart
> La flauta mágica, Aria de la Reina de la Noche (Der Hölle Rache kocht in meinem Herzen), Aria de Papageno y el Dueto de Papageno y Papagena.
> Réquiem k.626: Introitus, Dies Irae, Rex Tremendae, Confutatis y Lacrimosa, de Mozart
> Concierto de piano k.466 de Mozart.
> Aria de Axur de Salieri.

Amadeus
[Obra maestra sobre un genio]

 

¡Qué escándalo! ¡Qué comedia! ¡Qué tragedia! ¿Mozart? ¡Mozart! Jajaja (risa aguda). Esas son las frases del trailer de la película. Una gozada visual y sonora que nos sumerje en un mundo antiguo con unos personajes realistas, malhablados, vivos, con sentimientos, ambiciones y odios. Olvidaos de la historia pomposa y fina de los compositores de palacio; he aquí una visión de la vida descontrolada de Wolfgang Amadeus Mozart.

Particularidades

Vayamos por el comienzo, Peter Shaffer, dramaturgo inglés, escribió el libreto de su obra teatral "Amadeus" en 1979. Fue estrenada en Londres, con Paul Scofield como Salieri y Simon Callow como Mozart.

Ian Mckellen ganó el premio Tony como Salieri y Tim Curry fue candidato en 1980 como Mozart.

En 1981, Miloš Forman asistió con desgana a la puesta en escena de Amadeus en Broadway. Forman odiaba las películas y obras biográficas de músicos (las hallaba terriblemente aburridas). Sin embargo y tras presenciar el primer acto, Forman se acercó a un nervioso Peter Shaffer (quien conocía la trayectoria de Forman y sabía que él se encontraba en la función) y emocionado, Forman le comentó: Si el segundo acto es tan bueno como el primero, haré la película. El resto, es historia. Tanto Peter Shaffer como Miloš Forman trabajaron en conjunto durante 4 exhaustivos meses en 1982, en la redacción del guión, aunque los créditos finalmente reconocen sólo a Shaffer. En diversas entrevistas, director y guionista cuentan cómo se reunían durante toda la semana y se encerraban en un estudio para dar forma al guión y discutir efusivamente en algunas ocasiones. Cocinaban y convivían para estar trabajando las 24 horas del día. Tan sólo los fines de semana se separaban, casi sin despedirse afirman, para ir a ver a sus famílias.

La obra teatral carecía de música y Miloš Forman descubrió acertadamente mientras trabajaba el guión con Shaffer, que la versión cinematográfica contaba ahora con un tercer personaje: la música de Wolgang Amadeus Mozart. El teatro, por su naturaleza escénica, es limitado: el cine no, de manera que Amadeus ofrecía en su versión cinematográfica una gran oportunidad de ser dimensionada más ampliamente en el terreno visual y sonoro. Así, Forman indicó a Shaffer a extender el guión, mostrando ahora escenas completas de las óperas y música de Mozart, para que éstas ilustraran y ahondaran aún más la intrincada trama, dando por resultado a una película con un guión sólido en texto y efectivo como espectáculo cinematográfico.

Amadeus fue rodada en su mayoría en Praga, la capital checa que en palabras del mismo Forman "conservaba el sabor del siglo XVIII gracias a la ineficacia comunista". Viena también fue parte de los escenarios. El teatro Thyl checo, lugar donde se dio la primera representación de "Don Giovanni", fue donde se filmaron las escenas de ópera. Las escenas del manicomio donde es ingresado Salieri se rodaron en el museo de las armas de Praga. Las escenas de palacio, en el palacio del arzobispo de Praga, y el resto de imágenes en las calles de la misma ciudad.

Miloš Forman funde una leyenda romántica entre la ficción y la realidad. De manera majestuosa personifica a la misma muerte sobre aquel hombre misterioso y encapuchado que resultó ser su gran enemigo, Salieri, destruyendo al mismo Dios "asesinado" por un mediocre.

Forman adapta el libreto de Schaffer, transformando un texto teatral en un acertado matrimonio Cine-Música pocas veces visto antes. Música e imágenes deslumbran por la pantalla mientras los textos brillantes rebosan de humanismo y psicología. El enlace de los diálogos a través de la música crean una armonía perfecta y poética entre las situaciones y la narración en off convierte la música en un tercer personaje (Mozart-Salieri-la Música).

La asociación que hace el director personificando a Dios con Mozart, y a Salieri con el mismísimo Diablo, envuelven la trama en una historia apasionante con una atmósfera envolvente, sin lugar a dudas, tan acertadamente contada y narrada que la convierten en una absoluta obra maestra. Amadeus resulta así un brillante ejemplo de Cine-Música sin precedentes.

F. Murray Abraham cuenta que en el bellísimo hotel de Praga donde se alojó el equipo de rodaje, le tocó compartir su habitación con un compañero muy desconfiado que estaba convencido de que los comunistas habían escondido micrófonos para espiar sus conversaciones. Empezó a buscar frenéticamente por todos sitios hasta que, finalmente, encontró una placa metálica atornillada en el suelo debajo de una alfombra. ¡Ajá!, le dijo a Abraham, ¿lo ves? ¡Tenía razón!. Y se puso a desatornillarla con un pequeño cuchillo de cocina. Cuando sacó el último tornillo se oyó un gran estruendo: había desatornillado el anclaje de la enorme lámpara de cristal de la suite inferior... Murray Abraham y su desconfiado compañero bajaron rápidamente a comer antes de que nadie hiciese averigüaciones.

El primer día que Milos Forman y el equipo de rodaje entraron en el Teatro Nacional para localizar los lugares donde se instalarían las cámaras, Peter Shaffer (autor de la obra de teatro Amadeus y del guión de la película y gran conocedor y amante de la música de Mozart) desapareció durante unos minutos. Milos Forman lo encontró escondido y llorando en un pasillo lateral. Shaffer estaba emocionado al saber que estaba pisando exactamente el mismo Teatro en el que Mozart estrenó su ópera Don Giovanni dos siglos atrás. Peter es un gran entusiasta del compositor, ha admitido que le parece el mejor de la historia del música (y personalmente, pienso lo mismo).

El 4 de julio de 1983, (fiesta del día de la independencia de los Estados Unidos), ocurrió un hecho insólito. Cuando estaban a punto de rodar una de las escenas más difíciles en el Teatro Nacional y cuando Milos Forman dijo ¡Acción! en lugar de oírse la banda sonora de Mozart que debía sonar en ese momento se oyó el himno de los Usa; y todos (equipo técnico estadounidense y extras checos) se pusieron en pie y comenzaron a aplaudir y a cantarlo. Todos, excepto una treintena de extras que no sabían qué hacer y miraban alucinados a todas partes. Eran miembros de la policía secreta que estaban vigilando el rodaje por orden del gobierno checo.

En una de las tomas de la representación de Don Giovanni el actor y cantante checo Karel Fiala llevaba una larga pluma de pavo en el sombrero y, al girarse para responder al fantasma de su padre, el Comodoro, la pluma se prendió fuego y la cabeza del actor empezó a arder poco a poco sin que éste se diera cuenta, ante la atónita mirada de los extras que contemplaban la escena y que no se atrevían a intervenir ya que el director les había advertido que el rodaje es sagrado y nadie podía interrumpir pasara lo que pasara. Sólo un bombero se atrevió a levantar la voz para decirle a Milos Forman: Señor, su actor está ardiendo. Milos agradeció la sensatez del bombero.

Las escenas de ópera fueron rodadas en un auténtico teatro, no en un plató. Se trata del Teatro Nacional, que era completamente de madera, e incluso se iluminaba con farolas de gas en lugar de electricidad. Como lugar de rodaje era magnífico, pero también muy peligroso, ya que podía prenderse fuego con mucha facilidad y todas las escenas rodadas en él se hicieron con la luz de miles de velas. 30 ó 40 miembros del Cuerpo de Bomberos de Praga estaban dispuestos entre bastidores para intervenir en el caso de que la estructura de madera se incendiase.

La película fue rodada íntegramente en Praga, Checoslovaquia, ciudad natal de Milos Forman, ya que según el director la rigurosidad del régimen comunista había permitido que la ciudad mantuviese el aspecto y las infraestructuras propias del siglo XVIII. En el casco viejo de Praga (el llamado Hrad o castillo) no había carteles publicitarios ni otros elementos propios del siglo XX, y bastó con cambiar unas cuantas farolas para convertirla en la Viena de Mozart.

Fran Kapilla

Principal | Filmografía | Fotografía | Curriculum | Reflexiones | Tv/Radio | Mis dibujos | Mis Libros | Contacto | Servicios